Pintan Europa de rojo

91

Sin hacer un partido vistoso en la Final, los Reds supieron sacar ventaja.

 

 

Por: Diego Martínez / Agencia Reforma

MADRID, ESPAÑA.-Ese sabor amargo de hace un año en la portería del Liverpool desapareció. Allison Becker le devolvió a los Reds la gloria en la Champions, pues fue fundamental en el triunfo de ayer sobre el Tottenham.

 

El brasileño demostró que su pase de más de 70 millones de euros de la Roma a los Reds valió la pena. El técnico del Liverpool, Jürgen Klopp, no se equivocó en pedir ese movimiento; el equipo lo necesitaba para esta temporada, estaban dolidos y les urgía seguridad en la portería.

 

Allison detuvo todos los embates de los Spurs, y así logró darle la sexta orejona al Liverpool, quienes ganaron 2-0 al Tottenham en un encendido Wanda Metropolitano.

 

El Liverpool logró ponerse arriba muy rápido. A los 23 segundos, cuando hubo una mano de Sissoko que les dio un penal. Mohamed Salah se enfiló para cobrar con precisión y poner el 1-0.

 

Desde ese momento se volvió un duelo parejo, cerrado, con pocos espacios, donde los Spurs se volcaron con todo para empatar, pero ahí se toparon con el portero sudamericano.

 

A escasos minutos para que terminara el partido, Allison apareció milagrosamente en un par de ocasiones para evitar el empate que hubiera llevado a tiempos extra.

 

Tottenham vivía su mejor momento cuando cayó el segundo gol, el que liquidó todo. El 2-0 de Divock Origi  al 87′ fue sólo la cereza del pastel.

 

Allison fue clave y no sólo en la Final, sino en mantener a los Reds con vida desde hace meses cuando una parada de último segundo le dio el pase a los Reds a Octavos enfrentando al Nápoles.

 

El silbatazo final llegó, Allison levantó los brazos mientras varios de sus compañeros desde la banca corrían para abrazarlo, pues sabían que parte de esa sexta orejona se la debían a su portero.

 

Quizá te interese: Ganan Reinas Rojas experiencia