Ordenan regreso de Succar

100

Francisco Garduño Yáñez forma parte del gobierno de la 4T; por desacato en el caso Succar Kuri puede ser destituido.

 

 

POR: AGUSTÍN AMBRIZ

Un juez federal inició el proceso de destitución del Comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, Francisco Garduño Yáñez, por desacato contumaz para cumplir la sentencia que desde hace un año ordenó regresar a Jean Succar Kuri, sentenciado a 112 años por el delito de pornografía infantil, a la cárcel de Cancún de donde en 2011 fue trasladado de forma “ilegal” al penal de máxima seguridad del Altiplano, Estado de México.

Después de varios meses de incumplimiento y dos oficios advirtiendo sanciones por parte de la autoridad judicial, el pasado 20 de mayo el funcionario, encargado de los Centros Federales de Readaptación Social (Ceferesos) respondió al Juzgado Cuarto de Distrito que era imposible cumplir con la sentencia dictada en el juicio de amparo 1306/2017, debido a que el traslado había sido declarado como legal por el Juez Tercero Penal Auxiliar “A” de Primera Instancia del Distrito Judicial de Cancún, con lo que pretendió dar por cumplida la resolución.

Ante ello, la defensa de Succar interpuso un recurso de inconformidad que en marzo pasado fue resuelto en su favor por el Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito el cual ordenó al Juzgado Cuarto de Distrito ejecutar las medidas legales a su alcance para que al Comisionado se le inicie ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación el procedimiento de destitución por desacato contumaz, previsto en el artículo 107 constitucional.

El pasado 29 de mayo el Juzgado Cuarto de Distrito también notificó al funcionario el apercibimiento sobre el pago de una multa de cien unidades de medida y actualización (8 mil 449 pesos).

El amparo promovido en contra del traslado de Succar Kuri fue conocido en primera instancia por el Juzgado Cuarto de Distrito, el cual resolvió el 18 de mayo de 2018 concederle la protección de la justicia federal y ordenó su reinserción al penal estatal de Cancún, decisión que después fue impugnada para su revisión en segunda instancia. Y el 20 de septiembre último, el Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito confirmó el sentido de la resolución del Juzgado de primera instancia.

Dicha sentencia juzgó como inconstitucional el traslado de Succar Kuri al penal de máxima seguridad del Altiplano, Estado de México, en 2011, al ser ordenado por una autoridad administrativa de manera “unilateral”, en vez de solicitarlo al Poder Judicial que es el competente para tomar esas decisiones. Además, indicó que fue violada su garantía a una adecuada defensa legal, toda vez que sus juicios se litigan en Quintana Roo y se complica administrativamente litigar a la distancia.

En su momento, el principal argumento que dio la Secretaría de Seguridad Pública para el traslado fue que “los centros de reclusión del estado no contaban con las medidas y sistemas de seguridad adecuados para el internamiento o permanencia de personas involucradas con grupos delictivos bien organizados, con elevada capacidad económica”.

Pero el Tercer Tribunal invalidó este argumento dado que “ninguno de los procesos que se sigue en contra de Succar Kuri es por el delito de delincuencia organizada, ni se encuentra justificada que requiera medidas especiales de seguridad”.

El Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social intentó revertir la decisión del Tribunal bajo el argumento de que el regreso de Succar Kuri a Cancún representaba un agravio para sus “víctimas” a quienes no se había tomado en cuenta, a pesar de ser “terceras interesadas” en este asunto, y resaltó el alto grado de vulnerabilidad de éstas ante la “peligrosidad” del detenido.

En respuesta, el Tercer Tribunal esgrimió que mientras el juicio no concluya en última instancia, no se puede hablar de víctimas ni de reparación del daño.

Succar Kuri enfrenta desde 2004 un proceso por el delito de “pornografía infantil y corrupción de menores”, por los cuales en segunda instancia se le dictó una sentencia de 112 años de prisión, la cual fue impugnada por la defensa que sigue en espera de la resolución final en un asunto que no deja de dar escándalos.

Recientemente, Edith Encalada la principal “víctima” de esta historia que se conoció a través de “Los Demonios del Edén” acusó a la periodista Lydia Cacho de lograr fama y poder con el robo de su historia, y anunció la promoción de una demanda para impedir que los cineastas Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón la lleven a la pantalla grande.

Pero una grabación realizada el año pasado por Jerry Succar, hijo del preso, quien asistió a un encuentro solicitado por Edith Encalada, revela cómo ésta le pide dinero por contar la “verdad” de lo que realmente pasó a cambio de la cantidad de 200 mil dólares americanos, la casa con título de propiedad que ocupa el número 18 de la calle Pecari en Cancún, y que fuera propiedad del acusado, así como un millón de pesos para las otras siete víctimas.

La grabación dura 40 minutos y en ella Encalada, quien contaba con 14 años de edad cuando conoció a Jean Succar, dice: “A mí me llevaron a la PGR a firmar eso, ¿me explico?, yo no sabía ni qué era el derecho, ni qué era una justicia, yo no sabía nada de eso, si a mí alguien me hubiera dicho Jean, Jony  (Succar Kuri) va estar tanto tiempo en la cárcel, yo hubiera dicho no…”.