Castiga estado la eutanasia

97

Desde la Constitución de Quintana Roo se prohíbe la eutanasia y el suicidio asistido.

 

 

 

POR: FELIPE VILLA

CANCÚN, Q. ROO.- La entidad quintanarroense es una de las cuatro que en su Constitución prohíbe expresamente la eutanasia, y una de las tres que también impiden el suicidio asistido. Además, es parte de las 19 que no cuentan con Ley Estatal de Voluntad Anticipada.

Los estados de la República que castigan la eutanasia desde su Constitución son Baja California, Chihuahua, Jalisco y Quintana Roo. Y esos mismos penalizan el suicidio asistido, con excepción de Chihuahua.

Estas entidades federativas ya son minoría en un país que prohíbe formalmente la eutanasia, pero que prevé próximas discusiones parlamentarias al respecto.

Los datos pertenecen al estudio denominado “La eutanasia en México. Marco Teórico Conceptual, Marco Jurídico, Iniciativas presentadas, Derecho Comparado: Internacional y Local, Estadísticas y Opiniones Especializadas”, elaborado por la Dirección de Servicios de Investigación y Análisis de la Cámara de Diputados.

En el documento se señala que a nivel nacional la eutanasia, definida como “el ejercicio de actuar u omitir acciones para facilitar la muerte”, está prohibida por la Ley General de Salud. Pero sólo las entidades federativas señaladas la impiden expresamente en sus Constituciones locales.

Esta práctica –vigente en diversos estados de la Unión Americana y varios países de Europa– puede ser activa o pasiva. “La primera se refiere a actuar a través de proveer medicamentos, fármacos o medios” a un individuo con enfermedad en etapa terminal para procurar su muerte y evitar sufrimiento. La segunda se refiere a “omitir o no proporcionar tratamientos, intervenciones y fármacos” para también procurar el deceso de la persona.

Además de la eutanasia, que en todos los casos es llevada a cabo por médicos, también existe el suicidio asistido. En este caso, los médicos autorizados  también prescriben los fármacos, pero son las personas las que los aplican o ingieren personalmente.

A nivel nacional, México prohíbe ambas figuras. No obstante, los actuales diputados federales heredaron iniciativas presentadas en las dos Legislaturas anteriores para “despenalizar la práctica de la eutanasia.

“Establecer el procedimiento legal a través del cual el paciente en fase terminal puede presentar su solicitud para que le sea practicada la eutanasia por un médico especialista; (y) establecer un periodo de tiempo considerable para que el paciente pueda refrendar su decisión, de tal forma que exista la garantía de que se trata de una decisión personal y razonada”.

Además, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ha dicho –en entrevistas con medios de comunicación nacionales e internacionales– que la administración de Andrés Manuel López Obrador promoverá el “derecho a una muerte digna”.

Lo que ya se practica en algunas partes del territorio mexicano es la “voluntad anticipada”. En 2008 se aprobó para el entonces Distrito Federal, hoy Ciudad de México, y a la fecha se han sumado otras 12 entidades de la República.

En el documento se define a la voluntad anticipada como “un documento en el que una persona con una enfermedad irreversible puede decidir qué clase de cuidados quiere o no recibir en sus últimos días. El deseo entra en vigor cuando el paciente ya no es capaz de expresarlo”.

Además de la capital del país, las otras entidades que cuentan con Ley de Voluntad Anticipada son: Aguascalientes, Colima, Guanajuato, Guerrero Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Oaxaca, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

En el caso de Quintana Roo, además de prohibir desde su constitución la eutanasia y cualquier acción u omisión que atente contra la vida, también “penaliza la práctica a través de diversos tipos penales que encuadran dentro del homicidio por piedad, el cual se comete por diversas circunstancias, como la mediación de razones humanitarias o el padecimiento de una enfermedad incurable en fase terminal”.