Inician licitación de cooperativas

68

Padres y madres de familia de las escuelas que integran el Consejo escolar decidirán a quienes podrán vender alimentos en el presente ciclo escolar.

 

 

POR: LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO.- El Consejo Escolar de Participación Social regulado por la Secretaría de Educación de Quintana Roo, inició el proceso de licitación de alrededor dos mil tiendas escolares en escuelas de nivel básico para el ciclo escolar 2019-2020, desde el pasado mes de mayo.

El presidente de la Asociación de Padres y Madres de Familia del estado, Héctor Santín Gómez indicó que integrantes del consejo escolar serán quienes tomen la decisión de elegir a los concesionarios ganadores, a finales de este mes.

“Cada escuela tiene un calendario, hay uno que inició a principios de mayo y terminará en junio, el cual se está llevando en todas las escuelas”, precisó.

Informó que cada institución educativa, los interesados en esas licitaciones deben presentar un plan de trabajo y los alimentos que pretenden ofrecer, así como el rango de precios que pretenden manejar.

“Si el concesionario no cumple con los requisitos, la convocatoria establece que se puede retirar la concesión. Hay en algunas escuelas donde han existido problemitas y se le ha llamado la atención al concesionario, el cual ha corregido la anomalía y prosigue trabajando”.

Héctor Santín mencionó que la venta de alimentos no fueron propuestos en su plan inicial y la falta de higiene, son algunos problemas que se han presentado entre los concesionarios de estas cooperativas escolares.

Expuso que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios tiene un programa de visita e inspección a las tiendas escolares para supervisar la calidad de los alimentos.

Dijo que el consejo escolar está integrado por padres de familias de cada escuela y esa integración permite que se transparenten los recursos, mientras que antes cuando no había participación de los padres ni madres de familia se corría el riesgo de que propios docentes hicieran negocio, lo que implicaba que los recursos obtenidos no se aplicaran en mejoras para el plantel escolar.