Sargazo pone en ‘jaque’ a la langosta

70

En peligro, la economía de 250 familias que viven del crustáceo.

 

Por: HERLINDO VAZQUEZ

CHETUMAL.- La extracción de langosta, de la cual dependen al menos 250 familias, está en riesgo por el recale de sargazo a gran escala en la Zona Sur, alertó Marcelo Loría Rosado.

 

El secretario de la Administración de la Sociedad Cooperativa “Langosteros del Caribe” indicó que la preocupación es generalizada porque no se contempla fondo para el apoyo de este sector.

 

El 1 de julio próximo concluye la veda de langosta pero la expectativa no es favorables para los pescadores.

 

El recale de sargazo afecta a playas de la Costa Maya, donde existen hasta 20 toneladas de sargazo acumuladas y la cantidad aumenta a diario.

 

El representante de “Langosteros del Caribe” indicó que la extracción de langosta no es alentadora porque la descomposición del sargazo genera contaminación y toxinas que laceran al crustáceo.

 

Explicó que la pesca de langosta es una de las actividades que sustentan a las comunidades pesqueras del sur de la entidad, sobre todo en Banco Chinchorro donde se realiza la pesca de este.

 

Afirmó que el problema radica principalmente en el destino final de la langosta, conocido como “chiquero”, donde se deposita a la langosta todavía viva para que se recupere del proceso de pesca y así comercializar un producto fresco.

 

“Esa langosta se captura en el día, pero en la tarde venimos y las tiramos allá para que no se nos vaya a morir; el problema que tenemos ahorita es que el sargazo llega de amontones”.

 

Limpieza exhaustiva

 

Pese a la limpieza exhaustiva el sargazo gana terreno en las áreas de “chiqueros”; el sargazo se descompone y los líquidos que sueltan van a parar con las langostas que se están muriendo.

“Toda esa agua podrida empieza a salir y empieza a llegar a los chiqueros, ese es el motivo por el cual nuestro producto empieza a morir y nos perjudica considerablemente”.

Loría Rosado relató que hace dos años cuando se tuvo un recale similar en cuanto a magnitud en las costas quintanarroenses, muchos productores perdieron ejemplares de sus chiqueros.

 

“Cuando procesamos la cola de langosta sólo se obtuvo 250 kilos, cuando normalmente sobrepasamos los 600 kilos sin problema”.

 

De seguir presentándose esta problemática se podría perder poco más del 50 por ciento de la producción de langosta en el sur de la entidad.

 

El secretario de la cooperativa indicó que para contrarrestar los embates de la naturaleza, las langostas son trasladadas en polleras a aguas más profundas donde no hay contaminación de macro alga descompuesta.

 

Quizá te interese: Desarticulada, política de cambio climático