Señalan más explotación pesquera con EPN

81

Con la administración de EPN se autorizó un crecimiento desproporcionado en el otorgamiento de permisos de pesca.

 

vlyn Cervantes Silva / Agencia Reforma
Cd. de México, México 11-Jun-2019 .-La Administración del Presidente Enrique Peña Nieto autorizó un crecimiento desproporcionado en el otorgamiento de permisos de pesca, por lo que 2016 fue el año con la mayor explotación pesquera en la historia de México.

Una auditoría elaborada por la organización civil Oceana reveló que a partir de 2011 existió un crecimiento desproporcionado de los permisos de pesca.

Y en 2016 se dieron hasta 5 mil 115 autorizaciones, lo que derivó en un mayor número de embarcaciones pescando en el mar con un total de 26 mil 720.

Con ello, 2016 se convirtió en el año con la mayor explotación pesquera en la historia de México autorizada por la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) durante el periodo 1994 a 2018.

Este crecimiento desmedido contrasta la recomendación de no incrementar la pesca en el 80 por ciento de las pesquerías sobreexplotadas o aprovechadas al máximo.

“Es evidente que la Conapesca ha hecho caso omiso a las indicaciones de sobreexplotación de especies y esfuerzo pesquero y ha autorizado incrementos de permisos y concesiones pesqueras aún en pesquerías sobreexplotadas. El mero en Yucatán, es un ejemplo de muchos”, afirmó Esteban García Peña, director de la campaña de restauración pesquera de Oceana México.

La auditoría también reveló que en el País se pesca a “ciegas” pues en el 99 por ciento de las pesquerías que contiene la CNP se presenta información incompleta o que no ha sido actualizada en cuanto a población y disponibilidad.

Aunque la ley obliga a actualizar y publicar anualmente la CNP, sólo ha sido actualizada cinco veces desde que se publicó por primera vez en el año 2000; las siguientes actualizaciones sucedieron en 2002, 2006, 2010, 2012 y 2018.

Cabe destacar que la CNP, es el instrumento que tendría que arrojar información actualizada de dónde, cuándo y cuánto se permite pescar, sin alterar el equilibrio ecológico de la población marina.

Para la gestión y extracción de las 735 especies que se pescan en México, la CNP las agrupa en 83 fichas informativas; de las 83 pesquerías, 52 son aprovechadas a su máxima capacidad y 14 se reportan en deterioro por sobreexplotación.

Solo 21 pesquerías cuentan con un Plan de Manejo Pesquero que establece las condiciones y los procesos para un manejo sostenible.

“La protección, restauración y recuperación de poblaciones de especies pesqueras debe ser una prioridad. Es crucial que en México se cuente con una política que asegure que el Gobierno federal sea obligado a proteger, restaurar y recuperar las poblaciones y los ecosistemas de especies sobreexplotadas, deterioradas o en proceso de colapso”, planteó Pedro Zapata, vicepresidente de Oceana México.

La organización civil urgió a la Federación a implementar un plan de restauración para recuperar las poblaciones pesqueras a niveles estables de tal forma que puedan soportar las tasas de captura óptima.

Advierten cinco especies en riesgo
La opacidad que empaña el manejo pesquero, la omisión del Gobierno federal en actualizar la Carta Nacional Pesquera (CNP) y el otorgamiento deliberado de permisos de pesca tienen en declive a cinco especies que se pescan en los mares mexicanos: mero, huachinango, pulpo, tiburones y al atún aleta azul.

La auditoría de Oceana señala que el mero lleva ocho años pescándose sin que se actualicen datos de su población desde 2010 y la Conapesca autorizó un incremento en su extracción a pesar de que se clasifica como sobreexplotado.

La captura de huachinango rebasa el nivel biológico aceptable a pesar de que la CNP establece que no debe aumentarse el esfuerzo pesquero.

El pulpo se pesca sin saber el estatus de su población ya que desde el año 2000 no se actualiza la información de las poblaciones en México;

Mientras que la ficha de tiburones muestra información sobre muchas menos especies de las que se capturan cada año; además, en México se permite la comercialización de aletas sin presencia del ejemplar.

En el caso del atún aleta azul, que está catalogado en sobreexplotación, empresas mexicanas exceden la cuota establecida en su explotación, sin que las autoridades sanciones y se aseguren de la reparación del daño, refirió Ocena.