Nido de víboras

163

 

 

Por: Kukulkán

PORQUE NINGUNA elección que merezca ese nombre lo es sin que haya reclamos de por medio, las impugnaciones llegaron ya y no precisamente bailando cha cha chá.

 

DE NADA sirvieron los llamados y los exhortos al juego limpio que hizo cada candidato, al final todos estuvieron pendientes de los negritos en el arroz, un ingrediente indispensable en este tipo de entornos.

 

ES ASÍ que de quince distritos que hay en el estado, hay quejas en nueve de ellos, todos por presunto chanchullo y oscuras intenciones de parte de personajes innombrables con domicilio conocido.

 

LO MÁS curioso es que quien más gritos puso en el cielo es el partido que más diputados logró, Morena, que no contento con haber logrado al menos ocho diputaciones limpias, más dos plurinominales, todavía reclama que le den al menos una silla más porque según sus cuentas se lo merece.

 

POR SUPUESTO esperamos que el Tribunal Electoral investigue cada caso, deslinde responsabilidades y cumpla con la ley, requisito primordial para que una elección sea legítima a ojos de la gente.

 

PORQUE SI bien algunos reclamos parecen mera grilla, hay casos, como el robo de boletas electorales en el Distrito 8 de Cancún, que deben ser esclarecidos.

 

***

 

¿Y LA Sectur apá? Porque ya estamos prácticamente a mitad de año y la mudanza de la Secretaría de Turismo a Chetumal todavía es más de palabra que de hechos.

 

NADIE DIJO que el traslado desde la CDMX sería exprés, pero tampoco que iba a ser de un lápiz a la semana, porque a este ritmo se acabará el sexenio y la secretaría todavía estará incompleta.

 

LOS MÁS preocupados por esta situación son los empresarios y comerciantes de la capital del estado, que tienen muchas esperanzas puestas en que la llegada de los trabajadores federales ayude a dar vuelta a la alicaída economía local.

 

CLARO QUE la solución a los problemas económicos de la zona requiere de mucho más que una inyección de nuevos consumidores, que por más personal que traiga la Sectur su impacto seguirá siendo mínimo.

 

ADEMÁS, TAMPOCO ayuda mucho a que los empleados de Turismo se animen a llegar el que la ciudad todavía padezca por servicios básicos como la recolección de basura; para eso, mejor se quedan con las contingencias ambientales de la capirucha.

 

POR SUPUESTO que cuando lleguen, en algún momento de un futuro indeterminado, todos ellos serán bien recibidos por los chetumaleños, pero estos también deben poner de su parte para que la ciudad sea un lugar que invite a visitarla y a querer vivir en ella.

 

Quizá te interese: Más como ‘Nido de víboras’.