Chetumal, frontera ‘especial’

150

Esa condición de cierta tranquilidad le otorga un estatus “especial” a la zona limítrofe del territorio de Quintana Roo con tierras beliceñas.

 

Por: FELIPE VILLA

 

CHETUMAL, Q. ROO.- Mientras en otros puntos fronterizos del sur del país cotidianamente se presentan problemas y situaciones alarmantes a nivel humanitario, en torno a los cruces de la frontera de México con Belice esto no ocurre.

 

Esa condición de cierta tranquilidad le otorga un estatus “especial” a la zona limítrofe del territorio de Quintana Roo con tierras beliceñas.

 

En los dos puntos fronterizos de la entidad –Subteniente López y Chactemal– no se presentan caravanas de migrantes centroamericanos como se da, por ejemplo, en Chiapas. Sin embargo, se consideran zonas “fundamentales” para el cruce de personas.

 

El documento “Las Políticas Migratorias de México en Relación con Centroamérica y la Frontera Sur”, elaborado por el doctor Carlos Barrachina Lisón, y presentado en la “Cumbre Unipol 2019: Guardia Nacional, Protección de Datos Personales, Ciberseguridad y Migración”, señala que la internación de personas a Quintana Roo por los cruces con Belice rondó los 600 mil casos anuales entre 2006 y 2018.

 

Los pasos de gente documentada son aquellos que entran al país como “visitantes locales” o “visitantes regionales”, y como “trabajadores fronterizos”.

 

De acuerdo con el texto, presentado como ponencia magistral el pasado 5 de junio en el Senado de la República, entre 2007 y 2018 ingresaron a Quintana Roo de manera legal 92 mil 459 personas como “visitantes regionales”.

 

Desde los dos puntos fronterizos ingresaron al estado como bajo esa categoría: 2 mil 139 personas, en 2007; 3 mil 577, en 2008; 40 mil 673, en 2009; 8 mi 152, en 2010; 10 mil 141, en 2011; 6 mil 465, en 2012; 4 mil 134, en 2013; 8 mil 377, en 2014; 2 mil 670, en 2015; 2 mil 547, en 2016; mil 417, en 2017, y 2 mil 167, en 2018.

 

Con respecto a los “trabajadores fronterizos”, entraron a México por Quintana Roo: uno en 2010, 2011 y 2012; seis en 2013; 10 en 2015; ocho en 2016; tres en 2017; y cuatro en 2018. No ingresaron empleados formales en los años 2007, 2008, 2009 y 2014. Es decir, en este periodo se internaron al país desde Belice 34 personas con ese permiso.

 

En cuanto a la migración indocumentada, no es de alta incidencia, según Carlos Barrachina Lisón –quien fuera secretario de Posgrado de la División de Ciencias Políticas de la Universidad de Quintana Roo–. De hecho por mes se llegan a registrar cuatro o cinco casos nada más.

 

En su alocución del pasado 5 de junio, el ahora investigador y catedrático de la Unversidad Anáhuac y de la Unipol, explicó que en la frontera sur de México hay ocho puntos de cruce: dos en Quintana Roo, uno en Tabasco y cinco en Chiapas.

 

De esos ocho, destacan tres fundamentales para el paso de migrantes documentados e indocumentados: Chetumal, Tenosique y Tapachula.

 

En los dos últimos se han presentado y cruzado las famosas caravanas de centroamericanos. El de la capital del estado es de otro tipo, “de crimen organizado” y de personas que vienen de Nigeria, China y algunos de Centroamérica que tienen como destino Quintana Roo, y no lo usan simplemente como vía de tránsito.

 

Chiapas es el estado de la República que más cruces registra. Tan sólo los ingresos documentados alcanzan los 17 millones entre 2006 y 2018.

 

Por su parte, México regresó a 2 millones 152 mil 800 personas de Centroamérica y Cuba entre 2001 y 2018.

 

Quizá te interese: Fiscalizan gasto de candidatos