Quieren aprovechar bono demográfico

63

La cantidad de matrimonios y divorcios registrados, hacen necesaria la construcción de vivienda nueva.

 

Por: Nallely Hernández/Agencia Reforma

 

CIUDAD DE MÉXICO 18-Jun-2019 .-Para la desarrolladora Quiero Casa, el bono demográfico de Ciudad de México, la cantidad de matrimonios y divorcios registrados, hacen necesaria la construcción de vivienda nueva.

 

Así lo comentó José Shabot, director general de la constructora de vivienda que recientemente cumplió 10 años.

 

“Cada año hay más de 50 mil matrimonios y 11 mil divorcios. Para más de 60 mil eventos de vida se hacen 10 mil viviendas medias, hay una gran necesidad de vivienda en la Ciudad”, comentó.

 

Reconoció que aunque la vivienda de segundo uso ha contribuido a mitigar la demanda, es un número limitado de unidades en el mercado.

 

De acuerdo con el directivo, cada año se reciclan 15 mil viviendas en la Capital; no obstante, son insuficientes para atender el déficit de 45 mil viviendas.

 

Además, la producción de vivienda residencial no responde al déficit de unidades, pues es una cantidad menor y atiende a un mercado distinto, opinó Shabot.

 

Por ello, la empresa alista 10 proyectos nuevos en Ciudad de México que generarán ventas por 2 mil 500 millones de pesos aproximadamente.

 

“Ya empezamos algunos y vamos a empezar más en el trascurso del año, son proyectos en donde ya tenemos el terreno, ya estamos terminando con las gestiones y vamos a empezar a venderlos en el transcurso del año”, dijo.

 

“Esos 10 (desarrollos) este año ya van a estar comercializados “.

 

Señaló que aunque son comprensibles las revisiones del nuevo Gobierno local a construcciones nuevas, es necesario que se reactiven las obras para impedir que la población viva en las periferias y cause problemas de movilidad y contingencias ambientales.

 

“Esas familias tienen que ser desplazadas afuera de la Ciudad y acaban desarrollando y comprando vivienda en municipios más lejanos de la Ciudad”, consideró.

 

Shabot consideró que de dejarse de construir vivienda nueva en Ciudad de México los precios subirían y sería menos asequible, lo que crearía polarización social.

 

“Si la Ciudad es cara y sólo le alcanza a los ricos para vivir en la Ciudad y entonces los que no tienen tienen, lo de menos salarios, van a vivir lejos”, sentenció.

 

Quizá te interese: Asusta billete de mil pesos