Desdeñan conductores reglamento de Tránsito

141

Las faltas al reglamento de Tránsito más comunes son conducir y hablar por teléfono al mismo tiempo, circular a exceso de velocidad y estacionarse en lugares prohibidos.

 

Por: VÍCTOR HUGO ALVARADO

 

CANCÚN, Q. ROO.- Por multas no paramos. La Policía de Tránsito Municipal de Benito Juárez ha aplicado hasta 300 infracciones diarias repartidas por todo el municipio, sin que ello se refleje en un cambio en el comportamiento de la gente cuando va frente al volante.

 

Las faltas al reglamento de Tránsito más comunes son conducir y hablar por teléfono al mismo tiempo, transitar a exceso de velocidad y estacionarse en lugares prohibidos.

 

Jesús Ángel Salas Cruz, titular de la dependencia, comentó que pese a los esfuerzos de proximidad implementados desde su llegada al puesto en abril, muchos ciudadanos no muestran interés en respetar la normatividad e incluso se enojan ante lo que consideran un atropello a sus derechos.

 

En ese sentido, el funcionario aseguró que muchas quejas ciudadanas en contra de las multas que se les aplica, derivan de su negativa a “aceptar sus errores” al momento de ser detenidos por los oficiales de Tránsito, quienes ahora operan mediante apercibimientos verbales de acuerdo con la infracción.

 

“Desde abril a la fecha nos hemos acercado a las personas y primero les hacemos una amonestación. Si vemos que no es una sanción grave, se les hace una amonestación verbal; se les detiene, se les invita a que no incurran en la falta que cometieron pero de reincidir, lógicamente ya se sanciona de forma definitiva”, explicó.

 

El comandante Salas Cruz explicó la ruta que suelen llevar al momento de aplicar una sanción: primero se advierte verbalmente, posteriormente se aplica una multa y en caso de volver a infringir la ley, se suspende la licencia de conducción de manera temporal o definitiva. Sin embargo, señala, este procedimiento no aplica para todas las faltas.

 

Adicionalmente, apuntó que otro de los problemas que enfrentan con la ciudadanía, es la omisión de la gente en cumplir con el pago de las multas, las cuales incluso tardan entre uno y dos años para ser liquidadas, por lo que exceden hasta diez veces su valor original debido a los recargos mensuales.

 

“Hay días que de las 300 infracciones aplicadas el día anterior, se pagan al día siguiente de 50 a 60 infracciones, pero hay quienes dejan pasar meses para pagarlas. Incluso hay personas que deben infracciones de hace uno o dos años, pero los recargos generados, mensualmente te van incrementando el monto total y cuando quieres pagar una infracción que originalmente era de 200 pesos, terminas pagando tres o cuatro mil pesos”, precisó.

 

Quizá te interese: ‘Cree’ AMLO en Mara