Lucha Woodland fuera del green

53

El golfista ha superado dificultades familiares para seguir con su carrera.

 

 

Por: Staff / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Gary Woodland ha forjado su éxito tras superar la adversidad.

 

El fin de semana, Woodland embocó un putt de casi 10 metros en el hoyo 18 para proclamarse campeón del US Open, consiguiendo así el primer “Major” de su carrera. Apenas la pelota entró y el estadounidense apretó el puño y lanzó un grito para festejar su logro sacando quizá todo ese sabor amargo que tuvo que aguantar antes de probar la gloria.

 

Dos años atrás, la carrera del flamante campeón del tercer “Major” de la temporada en el PGA Tour vivía una de las crisis más profundas, luego de que su esposa, Gabby, sufriera un aborto espontáneo y perdiera a uno de los gemelos que esperaba.

 

Tal situación obligó a Woodland a causar baja del WGC-Dell Techonologies apenas unas horas antes de medirse frente a Rory McIlroy.

 

La fortaleza de su esposa permitió seguir con la gestación del bebé sobreviviente, el cual enfrentó a Woodland a otra prueba luego de que naciera 10 semanas antes de lo planeado y pesando poco más de kilo y medio.

 

Después de buscar una estabilidad personal y emocional, la vida le ha sonreído al nativo de Kansas City, quien el domingo festejó su primer título “Major”, el cual le llegó a unos meses de recibir a un par de gemelos.

 

“He tenido muchas pruebas en estos años, pero todas me han enseñado pruebas para sacar lo mejor de mí. Cuando veo a mi pequeño en casa da igual si hago 80 tiros, no hay mayor ejemplo para superarme que estar con el niño milagro”, aseguró.

 

Así, Gary Woodland halló la luz luego de pasar por los momentos más oscuros de su vida

 

Quizá te interese: El retiro es un reto mental