Cancún, un hogar para su familia

53

 

 

 

POR: VÍCTOR HUGO ALVARADO

CANCÚN, Q. ROO.- Uno de los casos más notables dentro de Nuevo Corazón Villa de la Paz es el de Juan Alberto, un ciudadano hondureño que tras dos intentos de establecerse en el extranjero, decidió probar suerte en Cancún junto con otros tres amigos tras haber pasado varios días con una caravana migrante en marzo de 2019.

A diferencia de sus dos incursiones anteriores, logró hacerse de un trabajo digno y bien remunerado que lo acercó más a su objetivo; lograr el nivel de vida suficiente para establecerse junto al resto de su familia en el caribe mexicano.

Junto a sus compatriotas Josué, Delbert y Gerson, llegaron desde Honduras a través de una de las caravanas migrantes a México en marzo; inicialmente se establecieron en territorio chiapaneco, sin embargo, les hablaron de las oportunidades de trabajo que ofrece Cancún y decidieron emprender rumbo hacia el caribe mexicano.

“Llegamos a este lugar, y al llegar, no teníamos ni un centavo, nos habíamos acabado todo; de ahí, le pregunté a un taxista si conocía un albergue donde pudiéramos estar. Nos dirigió al ayuntamiento, y ahí conocimos a una muchacha que nos dirigió hasta este lugar, el Nuevo Corazón”, comentó Juan Alberto.

Fueron recibidos con comida, agua y ropa; posteriormente, los cuatro catrachos vivieron una semana en la calle, de limosnas y suelo frío, hasta que en la asociación, Juan Carlos Buz y Omar Pérez les abrieron las puertas nuevamente para ayudarlos a estabilizarse mientras encontraban trabajo.

Por suerte, Juan Alberto logró obtener empleo como jardinero en un vivero gracias a la ayuda prestada en la asociación, donde les brindaron recomendaciones para acreditar su estancia en Cancún; la espera rindió sus frutos al punto en que ahora, los cuatro viven en un departamento.

“Logramos encontrar trabajo, estamos trabajando y nos dieron la oportunidad de poder trabajar un tiempo y seguir viviendo aquí para que pudiéramos rentar un departamento”, relató emocionado.

Juan Alberto compartió que su motivo inicial no era llegar precisamente a Cancún, sino ver a su hermano enfermo en Filadelfia, ahora planea hacer de este lugar, un hogar para él y toda su familia ante la falta de oportunidades de un empleo digno y bien remunerado en Honduras.

“Lo único que deseo es trabajar con honradez, poder salir adelante y cumplir mis metas. Tengo en mente que si me va bien en este transcurso del año, sí traer a varios de mi familia a trabajar, pero cuando esté bien establecido y ya puedan venir a trabajar”, relató, además de comprometerse a culminar con su objetivo original; hallar la manera de visitar a su hermano o de trasladarlo de vuelta a su país.

Por último, invita a personas que están como alguna vez estuvieron él y sus amigos, para llegar a Nuevo Corazón en busca de la ayuda que necesitan, siempre y cuando quieran salir adelante; “lo que ha hecho Juan Carlos por nosotros es algo que no se puede comparar”.