Acoge museo ‘irreverencia’ de Shrigley

101

Una revisión de su trabajo que desde el título previene al espectador: su obra es lo que es y no es necesario complejizar.

 

Por: ÉRIKA P. BUCIIO / AGENCIA REFORMA

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Ícono del arte de los 90 y de estética irreverente, el artista e ilustrador británico David Shrigley (Macclesfield, Inglaterra, 1968) vuelve sobre sus pasos en Don’t (No lo hagas).

 

Una revisión de su trabajo que desde el título previene al espectador: su obra es lo que es y no es necesario complejizar, aunque Shrigley se niegue a reconocer esa irreverencia en su trabajo.

 

“No creo que mi obra sea irreverente. Pienso que el contexto, a veces, lo hace parecer irreverente. Mi trabajo es positivo, más que negativo. Y cuándo es negativo es sólo una broma”, responde el artista, quien mañana ofrecerá una charla a las 12:00, previa a la inauguración en el Museo de Arte Carrillo Gil.

 

Su humor mordaz se refleja en las frases de sus obras, en su mayoría manuscritas, traducidas al español para esta exposición. Shrigley otorga gran importancia al texto. De acuerdo con el curador Tomás Pérez, las frases que incorpora “aluden al desenfado con un sentir irónico”.

 

“El arte no es un rompecabezas con una solución única, cada quien puede percibir una obra de manera distinta”, responde.

 

Esta revisión en el Museo de Arte Carrillo Gil, en colaboración con la Fundación Amparo y Manuel (AMMA), reúne 94 piezas que contrastan obra temprana con producción reciente.

 

Abarca dos décadas de trabajo, desde 1998 hasta la actualidad, con dos piezas producidas en específico para esta muestra: el neón Esposición -así, con una falta de ortografía intencional- y la instalación Odio los globos.

 

Presenta aquí la serie Life drawings, donde dibuja a una modelo en situaciones comunes.

 

“Cuando estudiaba en la escuela de arte (en Glasgow) tenías que aprender a dibujar muy bien y la manera de hacerlo era con modelos en vivo, al natural. No era muy hábil. Tengo casi 25 años dibujando como artista profesional y casi nunca mis dibujos son sobre la vida. Así que me interesaba hacer estos dibujos sobre la vida para ver, además, qué tan bien puedo dibujar y la respuesta es no muy bien”, ironiza.

 

Nominado al Premio Turner en 2013, Shrigley irrumpió en la escena en los años 90. Ha publicado más de 40 libros y dirigió el video de Good song, de la banda Blur.

 

“Pertenezco a una de las primeras generaciones en Inglaterra en lograr el éxito joven, poder vivir como artista, sin tener un empleo, era mi mayor logro en la vida. Considero que es un privilegio poder ir todos los días a mi estudio para trabajar”, dice Shrigley, en el recorrido por la muestra.

 

Su radio de acción abarca gráfica, instalación, animación y libros.

 

“Supongo que mi actitud hacia el arte es que cada día sea como el primer día en la escuela de arte: donde todo es nuevo y posible, distinto y emocionante”, asegura.

 

Don’t permanecerá hasta septiembre.

 

Quizá te interese: Castiga la SC talento joven