Nido de víboras

73

AUNQUE LA desaparición del Consejo de Promoción Turística de México era strike cantado, algunos todavía albergaban la esperanza de que hubiera tantita resistencia de parte de algunos legisladores.

 

 

Por: Kukulkán

AUNQUE LA desaparición del Consejo de Promoción Turística de México era strike cantado, algunos todavía albergaban la esperanza de que hubiera tantita resistencia de parte de algunos legisladores, particularmente de aquellos que representan a los estados más afectados por la medida, como Quintana Roo.

 

SIN EMBARGO, varios de ellos hicieron lo contrario y votaron a favor, caso concreto de los senadores Marybel Villegas y el doc Pech, sobre quienes no han tardado en caer acusaciones de traición. Pero seamos honestos: prácticamente no había chance de resucitar al CPTM, de modo que el voto en contra de los susodichos sólo habría servido para taparle el ojo al macho.

 

AL CONTRARIO, su acción no es más que puro acto de congruencia, ya que como buenos morenistas avalaron los dictados presidenciales sin mínimo cuestionamiento, lo que confirma, para bien y para mal, lo que puede esperarse de estos representantes que no se sabe bien qué representan (o sí).

 

EN RESUMEN: ¿para qué los eligen si ya saben cómo son?

 

***

 

LAS VENTAJAS de pedir licencia para irte de candidato es que en caso de perder, puedes regresar a tu anterior chamba y seguir cobrando unas quincenitas más.

 

PERO LA felicidad de unos es el desacuerdo de otros: al regidor suplente Sergio Zapata Vales no le parece que el titular Manuel Valencia Cardín vuelva por lo suyo y lo condene a permanecer de segundón en esa silla del cabildo de Othón P. Blanco. Y aunque fue al Tribunal Electoral para pedir justicia y se protejan sus derechos político electorales (léase: hueseriles), la autoridad determinó que el titular es el titular y el suplente es el suplente y hazle como quieras.

 

LO CURIOSO del asunto es que Zapata Vales justifica su queja en que el secretario del Ayuntamiento, un tal Alejandro Rivera, no lo llamó para que asumiera el cargo cuando estaba disponible y por eso es que no lo ocupó en su momento. Mijo, las oportunidades hay que tomarlas por los pelos, si vas a esperar que te llamen más vale que te busques una buena silla.

 

***

 

LAS BUENAS intenciones siempre se agradecen, pero pocas veces resultan como se pretenden. Las obras de remodelación en el popular Crucero, en Cancún, buscan dar otra cara una zona cuya principal característica es su precariedad.

 

OTRA COSA es que el plan sea el mejor posible, porque meterle pala y pico nomás porque sí sin respetar ciertos lineamientos y sin tomar en cuenta la relevancia social del lugar, puede dar al traste con las intenciones. No por nada son muchas las voces de comerciantes locales las que se alzan para pedir que no les cierren las calles, porque eso mataría sus negocios, justo el efecto contrario de lo que se pretende.

 

EL PROBLEMA es que las obras son de carácter estatal y ahí el municipio encoge los hombros, aunque ya dijo que planea reubicar a los vendedores ambulantes que allí tienen su mayor marcado. No es por aguarles la fiesta, pero eso de la reubicación ya se ha ensayado una y mil veces en otras tantas ciudades, y el resultado es siempre el mismo: funciona un ratito, si es que funciona, y al poco tiempo vuelta a lo mismo. ¡Buena suerte!

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 166