Arrastra Honduras crisis por decretos

81

Comenzó crisis en educación y salud desde medidas aprobadas en 2011

MÓNICA REDONDO

 

Miles de hondureños salieron a las calles por unos decretos que consideraban que privatizaban la salud y la educación. Sin embargo, estas medidas fueron sólo la punta del iceberg.

 

Desde abril, maestros y médicos marcharon en las principales ciudades del país contra los decretos ejecutivos de emergencia conocidos como PCM-026 y 027, aprobados por el Gobierno de Juan Orlando Hernández.

 

Finalmente, estas medidas fueron derogadas, aunque el movimiento continuó en la salud y la educación para iniciar un proceso de diálogo con el Ejecutivo en el que se garantice la independencia de las negociaciones y que, ante todo, ponga el fin definitivo a las leyes consideradas como perjudiciales para estos sectores.

 

Y es que desde 2011 y 2012 se aprobaron otros dos decretos (PCM-16 y PCM40) que, pese a que vencían en un plazo de dos años y no fueron prorrogados, siguieron siendo utilizados por las autoridades.

 

“Esos decretos violaban el derecho a asociación y libre expresión”, dijo para REFORMA Edwin Hernández, titular del Colegio de Pedagogos de Honduras.

 

El también miembro de la Plataforma por la Defensa de la Educación y la Sanidad aseguró que esto significó años de represión y de miedo a protestar por mantener una salud y educación pública.

 

Jaime Atilio Rodríguez, ex presidente del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras (COPEMH) y despedido en 2016, afirmó a REFORMA que fue una víctima de la lucha por los decretos aprobados en 2011 y 2012. “Me dijeron que mi despido fue un mensaje para todo el magisterio. Yo estaba luchando contra la legislación. Me dejaron desprotegido, sin nada”, aseguró.

 

“A los compañeros docentes quisieron decirles que si se meten con el régimen les va a pasar lo mismo. Y con el mensaje además de que si no pudieron defender al presidente de su colegio, a ellos todavía menos”.

 

Después de ser despedido, Rodríguez afirmó haber acudido a organismos de derechos humanos y a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) pero sostuvo que no sirvió de nada. Según informaron medios locales en ese momento, Rodríguez fue señalado por promover una campaña contra la alfabetización y su licencia fue retirada por abandono de su cargo. Sin embargo, el maestro aseguró en entrevista que funcionarios del Ministerio acudieron a las escuelas a las que trabajaba para amenazar a los directores con represalias si no levantaban el acta de abandono en su contra.

 

Su caso, sostuvo, no es el único, y conoce a otros 18 maestros que también fueron despedidos por causas que desconocen o que calificaron como mentiras.

 

El pasado miércoles, la tensión llegó a su punto más alto después de que otros sectores se unieran a lo que se ha convertido en una marcha contra Hernández.

 

En concreto, la huelga de la Policía antidisturbios provocó que cientos de personas provocaron disturbios en la capital, bloquearan carreteras y saquearan establecimientos.

 

“El pueblo sigue en la lucha”, explicó Rodríguez. “Esto ha servido para catalizar una respuesta casi nunca vista en Honduras”.

 

También te puede interesar: https://lucesdelsiglo.com/2019/06/21/arrecian-protestas-en-honduras/