¿Es un error invertir en Centroamérica?

75

“La vi cuando se iba para abajo, con los ojos bien abiertos. Escuche un alarido que se extinguió de golpe. A lo lejos, algo rodó. Como una pelota con pelos, supongo era su cabeza”.

 

 

Por: Yvette Hesse

Facebook: yvette.hesse        Twitter: @YvetteHesse

“En Tenosique (Tabasco) fue muy difícil agarrar el tren. Los ‘garroteros’ exigen dinero o algún objeto de valor para poder subir. Si no les das nada, te amenazan con aventarte del tren. Tenía mucho miedo. Cuando uno va en el tren, a veces se suben los maras y asaltan a la gente. A mí me ha tocado ver que hasta los agentes de migración hacen lo mismo. De las personas que conocí, pocas logramos llegar hasta aquí”, es el testimonio de Melvin, un migrante hondureño que viajó desde su país a Tenosique y luego a Huehuetoca, Estado de México.

 

EL CINE HA INTENTADO RECREAR LA REALIDAD

Tuve que leer varios testimonios de migrantes latinoamericanos para tratar de entender las causas y motivos que los mueven a arriesgarse en un camino sumamente peligroso, en el cual la mayoría sufre vivencias desgarradoras… El cine ha intentado recrear el tema revolcándose en la realidad. Al respecto hay dos filmes mexicanos relacionados con la migración, ‘¿Quién es Dayani Cristal?’ y ‘César Chávez’.

El primero es un documental cuyo actor principal, Gael García, recrea el probable camino de un migrante real cuyo cuerpo yace anónimo en la morgue. El segundo, dirigido por Diego Luna, rescata a un héroe mexicano perdido en el silencio de la historia, que luchó por los derechos de los campesinos en Estados Unidos, siendo él también un campesino… y ganó.

 

MENOS REPRESIÓN Y MÁS COOPERACIÓN

Con esta íntima relación de realidad y ficción en mente, los cineastas recuperaron diversos testimonios –remotos pero cercanos– de aquellos peregrinos que dan cuenta de las dificultades durante su tránsito hacia el norte, cuando temen por igual a los policías y a los criminales. Y ¿por qué analizar el tema de los migrantes? México está a punto de dar un ejemplo al mundo: menos represión y más cooperación. La problemática de los migrantes se da en varias partes del mundo y en lo general, lejos de atender las causas, se acciona mediante métodos violentos y xenofóbicos.

 

RECURSOS EXISTENTES DEL FONDO YUCATÁN

Movidos por la urgencia de evitar el cinco por ciento de aranceles con los cuales amenazó Trump a los productos mexicanos, el gobierno federal arrancó el Plan Integral de Desarrollo para Centroamérica, que, de hecho, ya existía desde 2011, pero en la práctica no se aplicaba. Se trata de recursos específicos del llamado Fondo Yucatán, que se pensó para infraestructura en los países centroamericanos.

Este Fondo depende de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y según cifras del gobierno, entre 2012 y 2016 aprobó $129.7 millones de dólares en 16 proyectos destinados a 11 países de la región de Centroamérica y el Caribe; nada más que todo había quedado en buenas intenciones. Ahora, de los 100 millones de dólares que se aportarán a Centroamérica como parte del Plan de Desarrollo Integral, 30 millones se destinarán a El Salvador.

 

AMPLIACIÓN DEL PLAN DE DESARROLLO

Pero el asunto de atender las causas de manera efectiva al parecer va tan en serio, que ya se invitó a 19 países para discutir la ampliación del Plan de Desarrollo, además de la participación de 17 agencias de Naciones Unidas como la Unicef, organización que tiene comprometidos alrededor de mil 500 millones de dólares para el mejoramiento de la infraestructura de escuelas de educación básica en Guatemala, Honduras, El Salvador y el sureste de México. La Agencia de Cooperación Alemana ya evalúa seis proyectos de inversión inmediata que a través de la Amexcid se podrían realizar. En Chile hay un fondo de cooperación entre ambos países, los cuales a petición de Chile podrán ser invertidos en el plan…

 

VIVENCIAS DESGARRADORAS DE LOS MIGRANTES

“No te imaginas que tus sueños pueden desvanecerse en un momento durante el viaje. El soldado me tiró de la mano y, apuntándome con su arma, me dijo que anduviera con él hacia los arbustos. Nos alejamos de las vías del tren hasta que estuvimos totalmente solos. Me dijo que me quitara la ropa para ver si llevaba drogas. Cuando me negué, me bajó los pantalones y me agredió sexualmente, me dijo que si no accedía, me haría regresar a mi país”. La próxima vez que se pregunten porqué se destina tiempo y recursos a Centroamérica, no sólo piensen en la molestia de atender a los migrantes, sino que, de funcionar correctamente el Plan de Desarrollo, por primera ocasión se estarían atendiendo las causas que provocan la migración y no solo las consecuencias. Si no por humanidad, al menos vean la conveniencia: a la larga, le evita a México el paso y el gasto que los migrantes representan…

 

*Yvette Hesse es directora de Grupo Editorial Kankun y Gente Q. Roo, revista de negocios y política.

 

Quizá te interese: El embrollo migratorio: la razón de la sinrazón