Busca KFC en Australia estrella Michelin

113

Cuando la gente piensa en la Guía Michelin, generalmente se remite a restaurantes con un alto nivel de cocina.

 

Por: Angela Elizabeth Méndez Carrillo/Agencia Reforma

Cd. de México, México 27-Jun-2019 .-Cuando la gente piensa en la Guía Michelin, generalmente se remite a restaurantes con un alto nivel de cocina. Sin embargo, Sam Edelman, propietario de un restaurante de la franquicia KFC, quiere cambiar esta idea.

El originario de Melbourne, tiene su local en Alice Springs, Australia, desde hace 7 años. Un día, viendo un programa de Netflix, se le ocurrió la idea de crear una página de facebook llamada “Kentucky Fried Chicken merece una estrella Michelin”, para buscar el astro.

“Hay un programa en Netflix llamado Street Food. Lo vi un par de semanas y el primer episodio es sobre un vendedor ambulante en Bangkok que tiene una estrella Michelin”, contó a Metro UK.

“Tradicionalmente, siempre había pensado que la estrella Michelin era el pico de la buena comida, que debías tener una lista de vinos elegante y una experiencia gastronómica espectacular… Sin embargo, en un nivel básico, cumplimos con los criterios. Si este vendedor ambulante puede obtener la estrella Michelin, ¿por qué no podemos?”, agregó

El cocinero argumenta que su negocio es uno de los más alejados y, pese a eso, mucha gente hace hasta lo imposible para comprarles.

“Mi KFC en Alice Springs está en una posición única. El criterio para dos estrellas es ‘excelente cocina que vale la pena un desvío o cocina excepcional que vale la pena un viaje especial’.

 

“Tenemos personas que vienen a nuestro KFC a una distancia de 500 o mil kilómetros y que vienen expresamente con la intención de comprar un cubo de pollo KFC mientras están en la ciudad”, explicó

Edelman también presume que en su restaurante se preparan los alimentos con pollos frescos y se empanan manualmente.

“Mi KFC es el KFC más remoto del mundo y eso es lo que me distingue. Sé que la gente hace un viaje para venir a mi restaurante. Sé que mi equipo pone todo su empeño en hacer el mejor KFC que puedan hacer”.

“Comencé como cocinero cuando todavía estaba en la escuela secundaria. Creo que eso nos da otra gran ventaja: excelente cocina”, apuntó.

El hombre, de 37 años, apela a que la gente viaja para probar su comida.

“He tenido clientes que han venido desde mil 300 kilómetros de distancia. Realizamos un pedido para una mina de oro que se encontraba en Australia Occidental: estamos en la zona Norte.

“Fue un pedido de mil dólares australianos. Pidieron un coche privado de alquiler para recoger el pedido y llevarlo directamente al aeropuerto. Lo subieron al avión y lo llevaron a la mina de oro”, relató.

Aunque está consiente de que sus alimentos son sencillos y de que la Guía Michelin no está en Australia, no pierde la esperanza.

“La ciudad más cercana está a 600 kilómetros de nosotros, y compran alrededor de 6 baldes para el vecindario. Es una buena comida… accesible para todos.

“Si sólo hubiera un KFC en el mundo, sin importar el mío u otro, se consideraría una excelente cocina, así que ahí es donde voy: la buena comida es para todos. La buena comida no es sólo para una buena cena. Así que pensé, ¿por qué no intentarlo?”, concluyó.

 

Quizá te interese: ¡Verbena de piratas!