Descubrir vocación, vital para los jóvenes

64
dav

Padres de familia orillan a sus hijos a elegir carreras que no les gusta.

 

Por: LAURA CRUZ

 

CHETUMAL, Q. ROO.- Elegir una carrera universitaria debe ser considerado como un proyecto de vida, que en caso de escoger mal puede tener consecuencias para el resto de la existencia de cualquier joven.

 

Existe todavía la influencia que impera en la sociedad, donde los padres de familia ejercen presión para que sus hijos estudien la misma carrera que ellos por el simple hecho de heredarles un espacio laboral.

 

Para Luis Antonio Félix, vicepresidente del Colegio de Psicólogos, este tipo de presión social de la familia, orilla a los jóvenes a estudiar algo que no quieren hacer y los separa de lo que realmente les gusta y apasiona.

 

A su vez, aparta su vocación de su profesión, y al final a su profesión de su ocupación, elementos que, enfatiza, hay que tener presentes, pues influyen en los jóvenes a comprometerse con algo que no es directamente de su agrado.

“El trabajo es un hecho humano, el que yo tenga un trabajo le da sentido a mi existencia, entonces -el trabajo- si lo vemos de esa forma, es el camino hacia la autorrealización, es una vía hacia alcanzar las metas por las que estoy aquí; una persona que estudia algo que no quiere estudiar o que se dedica a algo que no quiere hacer, será una persona que va estar frustrada, enojada, no va a concebirse feliz en lo laboral”.

 

Félix menciona que es vital para los alumnos en nivel medio superior, tener contacto con ejercicios, con profesionales y técnicas que los acerquen a descubrir su vocación, ese talento innato y esas habilidades que traen de nacimiento.

 

“El costo de elegir una carrera es muy alto, no solamente en el sentido económico que sí lo es, se calcula que está entre los 50 y 70 mil pesos, que se van a tirar a la basura si estudio algo que no voy a ejercer”.

 

Quien elige una carrera sin tener vocación se verá forzado a diversos panoramas, tales como estudiar después la licenciatura idónea, así como dedicarse a trabajar en donde no quiere.

 

Por otro lado, los jóvenes de nivel medio superior deben contar con las herramientas para escoger una profesión que se cruce con su vocación, para que en un tercer momento logre satisfacerlos en el ámbito profesional.

 

“Se cree que la vocación es solamente una. Lo cierto es que no, van transformándose a lo largo de la vida; lo primero sería tener de cerca un psicólogo o un orientador profesional, que aplique ciertos números de pruebas para ir descubriendo cuáles son tus habilidades natas, y una vez que ya las tenemos claras, hay que meterse a la alberca de las cosas que te gustan hacer”.

 

El Colegio de Psicólogos cuenta con las herramientas para aplicar valoraciones psicométricas, así como proyectos de plan de vida, con un costo entre 2 mil y 4 mil pesos, dependiendo la profundidad con la que se apliquen las pruebas, así como la cantidad de exámenes a realizar.

 

Por último, el psicólogo considera válido que los jóvenes opten por un año sabático, tiempo en el que se puede ingresar al mercado laboral que se apegue a lo que desea estudiar, y así podría constatar si es su vocación profesional.

 

Quizá te interese: Recomiendan legalizarlas