Devastan mangle; ‘flaquea’ Profepa

100

Manglares rojo y negro, con protección especial, fueron cortados ilegalmente por taladores en un predio de Punta Sam.

 

 

Por: MARCO ANTONIO BARRERA

ISLA MUJERES, Q. ROO.- La ausencia de inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) es aprovechada por taladores para devastar vegetación protegida sin que autoridades ambientales lo impidan.

 

Las nuevas directrices del gobierno de la llamada Cuarta Transformación mantienen una plantilla mínima de empleados de campo, apenas cuatro para este destino, que son insuficientes para atender las denuncias ecológicas y hacerlo con prontitud.

 

Un caso que evidenció la falta de atención gubernamental quedó expuesto el lunes pasado, cuando tres personas con palas, podadora, machetes y desbrozadora, realizaron la poda y tala en un predio ubicado en la contra esquina de “Morgan Fish”, entre la avenida Bonampak y la carretera Puerto Juárez-Punta Sam, en la zona continental de Isla Mujeres.

 

Una vecina valiente fue quien encaró a los taladores y logró que autoridades municipales frenaran la acción, que en tan sólo cinco horas devastó la tercera parte del terreno con una superficie estimada entre 800 y mil metros cuadrados.

 

La denunciante contó a Luces del Siglo lo que pasó para proteger al mangle, una especie nativa con protección especial de la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, publicada en el Diario oficial de la Federación el 6 de marzo de 2002.

 

Recordó que entre la llamada para denunciar y el momento en que llegó un empleado municipal pasaron cinco horas, tiempo suficiente para causar un daño irreversible contra manglares rojo y negro, catalogados como especies nativas con protección especial.

 

“Les pregunté si tenían permiso para cortar, a lo cual me dijeron ‘sí’, pero no me iban a mostrar nada. Me cuestionaron quién era, les tomé fotos y me pidieron que no las pusiera por Facebook”, comentó.

 

Llamó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, aunque “me dijeron que no era su competencia sino de Profepa. Logré hablar en Ciudad de México y ahí me comunicaron a Cancún, porque no entraban las llamadas aquí. Me contestó una persona, quien me dijo que nada más tienen cuatro inspectores en esta área y que él no podía hacer nada porque no tenía licencia para venir a inspeccionar”. Supo que los cuatro inspectores estaban en un curso fuera de Quintana Roo.

 

Trató igualmente de denunciar por Internet, pero el formulario requería la identidad de la persona que cometía la poda, dato que desconocía.

 

“Desarrollo Urbano del municipio de Isla Mujeres mandó a un inspector, pero solamente para ver el supuesto permiso, aunque al final por la falta del documento se les impidió seguir trabajando, pero se devastó como un tercio del terreno, se cayeron varios árboles”, relató.

 

Quizá te interese: Condenan apenas 0.5% de delitos