Ivonne, candidata del priismo ‘real’

53

Ivonne Ortega Pacheco, lanzada para adelante en busca de la dirigencia nacional del PRI.

Agencia Reforma

 

“Yo sí soy de base y conozco a las bases, a la militancia real” Ivonne Ortega candidata a la presidencia del PRI

 

CANCÚN, Q. ROO.- Ivonne Ortega Pacheco es enfática cuando habla de su militancia partidista: “Conozco al PRI desde sus entrañas”, a diferencia de sus principales adversarios que también están en busca de la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional.

 

Eso la hace diferente a Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas, el más fuerte de los contendientes por tener, aparentemente, el apoyo total del ex presidente de México, Enrique Peña Nieto, y del actual mandatario, Andrés Manuel López Obrador.

 

“Me hace diferente la formación; yo era de las que a las 12 de la noche pintaba postes durante las campañas, cuando eso se permitía; a mí me rompían la propaganda en la cara, me insultaban por los candidatos que no cumplieron. Yo sí soy de base y conozco a las bases, a la militancia real”.

 

Recuerda que todos los cargos ocupados por ella dentro del PRI y por el PRI han sido desde la oposición interna; esto es, los puestos electorales siempre los ha ganado a pulso, como el de la presidencia municipal, las diputaciones local y federal, la gubernatura, entre otras. Siempre ha batallado contra gobiernos de oposición externos.

 

Lo que se estará defendiendo el próximo 11 de agosto, señala, son las 6 mil 300 casillas que se colocarán a lo largo del país, mínimo una casilla por municipio, salvo ocho que no tienen ninguna afiliación. Hay un padrón de militantes y sólo ellos podrán votar.

 

Cuando se le cuestiona sobre los puntos vulnerables de sus contrincantes, indica los principales: no entienden que el México de hoy ya cambió, que los militantes cambiaron.

 

No han leído lo que sucedió en julio de 2018 y junio de 2019, no tienen claro que la propia militancia rechazó al partido; los 12 millones de electores que votaron por Enrique Peña Nieto, después lo hicieron por Andrés Manuel López Obrador.

 

“Mi principal contrincante quiere seguir haciendo las mismas cosas pensando en obtener resultados diferentes, y eso no es posible; aplica los viejos trucos de siempre, el acarreo de personas. Eso ya no funciona”.

 

Ortega Pacheco recalca que la porra, la matraca y la batucada ya no definen las elecciones, sólo sirven para el ego; a ella le gusta recorrer el territorio nacional porque tiene 19 años haciéndolo para conocer los grandes temas nacionales.

 

“Lamentablemente, hoy se toman malas decisiones en el gobierno y no hay partidos que hagan un auténtico contrapeso”.

 

 

EL PARTIDO, DURO CON ELLA

Cuando se le pregunta qué le hace pensar que podría conquistar la dirigencia nacional de su partido, Ivonne Ortega, originaria de Yucatán, responde que dos cosas fundamentales: el por qué y el para qué compite.

 

“El PRI siempre ha sido muy duro conmigo, nunca he sido la candidata del dedo elector, nunca he sido la candidata de la cúpula ni del presidente en turno; a mí han sido los militantes y los simpatizantes los que me han hecho alcanzar las candidaturas en la dura competencia electoral”.

 

Lamenta las condiciones actuales en las que está el PRI a nivel nacional, hecho que le duele no sólo a ella, sino a miles de militantes, por lo que la única manera en la que se pueden cambiar esas condiciones es tomando el control del lugar donde se toman las decisiones nacionales. Ese es su porqué.

 

En cuanto al “para qué” tomó la decisión de competir porque desea regresar al partido a su lugar de origen, a las bases, romper con la concentración de las decisiones cupulares, alejando el amiguismo y el compadrazgo.

 

“De no ser habilidosos, mi compañero de fórmula, José Encarnación Alfaro, y yo no estuviéramos en la contienda, porque el PRI acostumbra poner demasiados candados porque le gusta la imposición”.

 

De ganar la dirigencia nacional del tricolor, se compromete a quitar todos esos candados, incluso los torniquetes que hay en el edificio del partido que controlan la entrada de los militantes y ciudadanos, para ser un partido auténticamente rentable y de contrapeso.

 

– ¿Es cierto eso de que “Alito” es el candidato de López Obrador?

 

Pues él mismo lo dice públicamente, que es el candidato de Peña Nieto, el candidato de López Obrador; si tienen intereses en común los ventilen, porque no se pueden llevar al partido entre las patas.

 

Expone que la mejor carta de presentación que puede presentar ante la militancia es su congruencia, porque ha salido del pueblo y sigue viviendo entre la gente de su pueblo (Dzemul).

 

“Si hay un mejor candidato que presente una carta de presentación mejor que ésta, retiro mi candidatura”, plantea quien se dice una mujer no sólo perseverante sino terca, como diría su abuelo.

 

En entrevista para Luces del Siglo, se le pregunta sobre su principal grito de batalla en esta difícil contienda, al menos para ella.

 

“Mira, lo más importante es lo que se va a definir el 11 de agosto, día de las elecciones para el priismo nacional ¿Quieren que esta pequeña cúpula partidista siga tomando de manera unilateral las decisiones, o deben ser los militantes quienes tomen el control para alcanzar la dirigencia? Ese es el verdadero grito de guerra”.

 

Asegura que desde la base es la única forma en que el Revolucionario Institucional se puede refundar, con las jefas de manzana, con los seccionales, de ese priismo del que ya nadie habla.

 

“Sólo se habla del priismo de la corrupción que terminó lastimando a muchos de los militantes: eres priista, eres un rata y corrupto.

 

“Yo les digo eso sí que no. A mí que me revisen. El grito de guerra es que estos que verdaderamente quieren al partido lleguen a la dirigencia nacional, porque son tiempos de auténticos contrapesos”.

 

También te puede interesar: https://lucesdelsiglo.com/2019/06/28/conceden-libertad-provisional-a-ancira/