Llegan cuerpos de migrantes a El Salvador

100

REFORMA / STAFF

 

SAN SALVADOR.- El Salvador despidió ayer a Óscar y Valeria Martínez, los migrantes que murieron ahogados en el río Bravo al intentar cruzar hacia Estados Unidos.

 

Tras el impacto planetario de la imagen de ambos cuerpos boca abajo en el agua, el Gobierno de Nayib Bukele desplegó un gran operativo para el funeral del hombre de 25 años y su hija de casi dos.

 

Altos funcionarios del Gobierno, junto a decenas de vecinos, se acercaron a la humilde colonia donde está el panteón a dar el último adiós a los Martínez.

 

“Yo vengo a apoyar a esta familia, que ya ha pasado por mucho”, dijo una vecina que se acercó a La Bermeja, la funeraria de San Salvador. Como ella, un puñado de personas caminaron hasta el lugar para dar el pésame a la familia centroamericana. “Es muy triste lo que ha pasado, solo buscaban una vida mejor”, señaló otro vecino.

La Alcaldía de San Martín, el municipio donde vivían los Martínez, habilitó incluso varios autobuses para trasladar a unas 700 personas hasta la capital para participar en el sepelio.

 

El país llevaba tres días esperando la repatriación de los cuerpos sin vida desde el Río Bravo.

 

Tras muchas especulaciones y en medio de un gran expectación mediática, la vuelta de Óscar y Valeria a casa se produjo finalmente ayer.

 

En la frontera entre Guatemala y El Salvador, por donde ingresaron los féretros después de viajar por tierra, los esperaba Mario Durán, Ministro de El Salvador. El despliegue policial fue abrumador.

 

“No había visto nada similar en mi vida”, comentó un Policía sobre el operativo que acompañaba al ataúd, escoltado por agentes y soldados del Ejército salvadoreño

 

También te puede interesar: https://lucesdelsiglo.com/2019/07/01/marca-hermetismo-muerte-de-oficial-naval-venezolano/