Nido de víboras

91

Por: Kukulkán 

 

COMO SI estuviera apenado de todo el daño colateral que ha causado a los pobrecitos humanos que sufren y tiemblan porque sus negocios padecen su amontonada presencia que ahuyenta a los turistas, el fin de semana muchas playas del norte del estado lucieron casi libres de sargazo, lo que devolvió a los nostálgicos imágenes de cómo era la zona hotelera hasta hace unas pocas semanas.

 

INCLUSO ALGUNOS atribuyen el milagro, ampliamente difundido en redes sociales y avisos oficiales de la Secretaría de Turismo local, a la Cumbre Antisargazo de días atrás, ahí nomás pa’que vean que el numerito sí funcionó.

 

QUE SI usted se la perdió, le ofrecemos un resumen de sus conclusiones: bien a bien no sabemos de dónde viene el sargazo, tampoco hay un plan preciso para atender el asunto y cada país hace lo que puede, pero lo recogeremos a veces en el mar, a veces en la playa y así le vamos a hacer hasta que se nos ocurra algo mejor.

 

AUNQUE QUIZÁ la mejor estrategia sea la que propuso un internauta en Facebook: “‪Convoco a los veganos a acabar con el sargazo del Caribe mexicano: se lo pueden comer bien refritito en taquitos con salsa”. ¡Buen provecho! Principio del formulario

 


***

 

LOS TAURINOS y los galleros andan de pocas pulgas porque el Congreso del Estado decretó que ambas actividades quedan prohibidas en Quintana Roo, en concordancia con una tendencia internacional que incluso ha sentado su pica en la mismísima Cataluña, donde las corridas de toros han sido proscritas desde hace un par de años al menos.

 

LOS ENCABRITADOS criadores de gallos se quejan de que los legisladores se dejaron presionar por células locales de esos extremistas que son los grupos amigos y defensores de los animales, que no escatiman esfuerzos para salvar gallos y bueyes aunque se lleven entre las patas a centenarias tradiciones importadas.

 

ESTE PARTICULAR caso es el más reciente eslabón en una creciente cadena impulsada por las corrientes del cuidado ambiental y el respeto a la vida en todas sus formas, una tendencia de barniz altruista que seguirá vigente en tanto beneficie al negocio turístico, ya que aparte de proteger la vida animal, de gallos y toros en esta oportunidad, en el fondo se trata también de no ofrecer una imagen bárbara de nosotros.

 

SI YA de por sí el copete vengador no nos baja de Bad Hombres, peor tantito si seguimos matando animalitos por diversión. Kukulkán comparte la idea de prohibir la tauromaquia y las peleas de gallos, pero le queda claro que el péndulo, tarde que temprano, se mece también para el otro lado.

 

***

 

MIENTRAS TANTO, los que andan precisamente como toritos de lidia y gallitos de pelea, son Otoniel Segovia y Yensunni Martínez, presidente municipal y síndico de Othón P. Blanco, respectivamente. Ambos personajes andan enfrascados en guerra de declaraciones, se señalan con el dedo y se mandan mensajes con terceros porque si se ven en persona salen chispas.

 

EL PLEITO deriva de que el othonense Otoniel denunció ante la Fiscalía estatal a cuatro burócratas, entre ellos al asesor de doña Yensunni, por presunta extorsión en contra de un empresario, al que le habrían pedido caerse con medio melón de devaluados para liberarle permisos de funcionamiento para su empresa Más Allá de tus Expectativas, una distribuidora de botellas de agua purificada cuyas expectativas de negocio no pasaban por semejante egreso.

 

SÓLO QUE doña Yensunni ya mandó decir que el tiro le puede salir por la culata, pues el alcalde no hizo las cosas como manda el manual y podría ser a su vez denunciado por usurpación de funciones, es decir, por querer andarse pasando de listo.

 

EN SUMA, si así andan las cosas entre quienes en teoría detentan la autoridad, ¿qué esperanzas hay de que problemas como la basura y la falta de mantenimiento a la infraestructura pública de la capital del estado puedan resolverse pronto?

 

Quizá te interese: Nido de víboras Nº 172