Ven gasto millonario, pero necesario

103

 

MARCO ANTONIO BARRERA

 

MAHAHUAL, Q. ROO.- La limpieza del sargazo en el puerto de Mahahual representa el gasto de un millón de pesos al mes para los empresarios, y lo ha sido desde hace dos años, pero es un servicio necesario, afirma Isaac Hamui Abadi, propietario del muelle.

 

Aclara que gastar esa cantidad es una necesidad y aunque les provoca una afectación económica, les permite tener limpio el segundo sitio más importante en el arribo de vacacionistas que llegan en cruceros a México, entre 17 terminales portuarias (tres del Golfo de México y Mar Caribe y 14 del Océano Pacífico).

 

Hamui Abadi, en entrevista con Luces del Siglo, es claro y contundente: “Es como todo, si no tienes la casa limpia no entra ninguna chamaca que se quiera casar contigo”.

 

Y agrega: “debemos tenerlo bien para que lleguen los barcos y bajen a disfrutar lo que les vendemos”. Así lo clarifica y asegura le ha funcionado.

 

Puntualiza que ese gasto, y no inversión, les ha dado resultado porque a Mahahual han llegado más barcos y por consecuencia, más gente. “En esa parte no nos ha afectado”.

 

El termómetro que tiene de los visitantes del Puerto Mahahual es contrario a lo que muestra la Secretaría de Turismo en su estadística de “Actividades en Crucero 2018-2019”.

 

Revela que se contabilizaron 533 mil 778 visitantes en los primeros cuatro meses del año, frente a 538 mil 650 en el mismo periodo del año pasado.

 

“El gobierno algunas veces nos manda algo de gente para ayudarnos, pero en realidad lo que limpiamos nos cuesta. Este año, el gasto comenzó en febrero y no ha parado desde entonces”.

 

Hamui Abadi dice aplaude el interés y disposición de autoridades de los tres niveles de gobierno para combatir la llegada de la macroalga, pues no se llega tarde y están en bastante buen tiempo.

 

De las opiniones de políticos, entre ellos la del presidente de México, de mesurar la dimensión de la afectación, indica que para ver el tamaño del problema hay que caminar la playa.

 

“De ese tamaño es el problema”, e invita a recorrer los 450 kilómetros de tiene Quintana Roo.

 

Insiste que el millón de pesos que invierten cada mes “es gasto, no inversión; es gastar, es pagar por tener limpia la casa” y desconoce que ese sea el camino que deban seguir los demás empresarios para combatir al sargazo.

 

Ameno y ocurrente, como toda la charla, agrega:

 

“Yo no sé lo que tiene que hacer cada uno en su lugar; hay quien le gusta vivir cochino y hay quien le gusta vivir limpio; hay quien quiere atraer a los clientes porque tiene muchachas guapas en su bar y hay quienes no les gusta tenerlas porque contaminan el pensamiento de sus hijos”.

 

También te puede interesar: https://lucesdelsiglo.com/2019/07/01/no-se-vale-minimizar-el-problema-cce/