Destapa corrupción pleito de Los Chapur 

603

La disputa legal entre los hermanos Roberto y José Antonio Chapur Zahoul por un terreno costero en la Riviera Maya.

 

Por: AGUSTÍN AMBRIZ

 

CANCÚN, Q. ROO.- La disputa legal entre los hermanos Roberto y José Antonio Chapur Zahoul por un terreno costero en la Riviera Maya, donde cada quien pretende construir su propio complejo hotelero tras dividirse las acciones del Grupo Palace Resorts, puso al descubierto el remate de más de 260 hectáreas propiedad de la nación por autoridades federales de la anterior administración por el cual se presume un daño patrimonial superior a los mil 100 millones de pesos.

 

Separados en dos cadenas hoteleras desde 2011, Hard Rock Hotels y Hoteles Palace Resort, los Chapur Zahoul llevaron sus diferencias a los tribunales a partir del 5 de enero de 2016 cuando un grupo de “invasores” pretendió entrar al predio Yantén, propiedad de Roberto, para conectar con el mar Caribe el predio “San Eracleo” o “Los Pájaros”, que a la postre resultó ser de su hermano José Antonio a través de una “venta ilegal” avalada por funcionarios federales.

 

De acuerdo con la demanda de amparo solicitada por Roberto, fue el 15 de febrero de 2016 cuando la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), encabezada entonces por Rosario Robles Berlanga, oficializó la venta de las 262-55-92 hectáreas a favor del ejidatario Francisco Vicente Cetina Novelo, en la cantidad de 61 millones 491 mil 365 pesos, quien dos meses después lo revendió a la empresa IHC Inmobiliaria S.A. de C.V. cuyo principal accionista es José Antonio Chapur Zahoul.

 

La demanda de amparo fue atendida por el Segundo Juzgado de Distrito con sede en Cancún bajo el número de expediente 90/2016 y su pretensión es echar abajo la titulación del predio a favor de Cetina Novelo y/o los actuales posesionarios del predio en disputa, debido a que se “cometieron diversas irregularidades en el procedimiento”.

 

A través de la empresa Sibria Rivera S.A. de C.V., Roberto obtuvo en primera instancia la suspensión definitiva del acto reclamado, consistente en la violación a su “derecho de audiencia” al no ser notificado de forma oficial sobre la venta de un predio contiguo al suyo que no tiene acceso al mar, la única salida es su propiedad.

 

Insatisfecho con la totalidad del fallo, Roberto promovió recurso de revisión que tocó conocer al Tercer Tribunal Colegiado de Circuito el cual lo declaró infundado, aunque ordenó al juez dar vista al Ministerio Público Federal toda vez que se advirtieron actos que pudieran derivar en algún delito por parte de la ahora ex titular de la Sedatu, Rosario Robles, así como de Luis Bastarrachea Sosa, quien encabezó la Dirección General de la Propiedad Rural de la misma dependencia.

 

Entre las irregularidades reclamadas en el amparo, resalta el interés y la atención personal que Bastarrachea Sosa dio a este asunto: el 18 de febrero de 2016 no sólo ordenó al Registro Agrario Nacional (Ran) acelerar la inscripción del título de propiedad, sino que al día siguiente asistió personalmente a la delegación del Registro Público de la Propiedad y del Comercio en Playa del Carmen para recibir en sus propias manos el título de propiedad a nombre de Cetina Novelo.

 

En respuesta a una solicitud de información, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) señaló que “los días 18, 19, y 22 de febrero (de 2005) el señor Bastarrachea Sosa viajó a Quintana Roo de Comisión, ejerciendo viáticos del erario público, a efecto de atender atribuciones inherentes a su cargo”.

 

El equipo de abogados de Roberto detalló en la demanda de amparo que todo el proceso de venta se realizó en tiempo récord no obstante que hasta antes de 2015 era un terreno baldío que no tenía dueño, pero un buen día le apareció uno.

 

DISPUTA, PASO A PASO

 

La cronología de esta historia comienza el 13 de noviembre de 2015, cuando Francisco Vicente Cetina Novelo solicita a la Sedatu la actualización del avalúo catastral practicado al predio. El 8 de diciembre siguiente, Cetina solicitó al Indaabin practicara nuevo avalúo sobre el predio y ese mismo día coincidentemente la Sedatu también solicita avalúo para acelerarlo.

 

El  15 de enero de 2016 la Sedatu comunica al señor Cetina que los honorarios del Indaabin por practicar el avalúo ascienden a un millón 300 mil 040 pesos, el 19 de enero el propietario realiza el pago y tres días después el Indaabin emite dictamen y determina que el predio tiene un valor comercial de 61 millones 491 mil 365 pesos –23 pesos por metro cuadrado–, sin considerar el valor que representa su potencial según el uso del suelo, que permite construir diez cuartos de hotel por cada hectárea. En el mercado dicho potencial se vende en 10 mil dólares por cuarto o llave.

 

El 8 de febrero siguiente, la Sedatu emite un acuerdo de procedencia de enajenación y lo notifica ese mismo día al señor Cetina y finalmente el 12 de febrero de 2016, el señor Cetina deposita los 61 millones 491 mil 365 pesos en la cuenta del Fondo para el Ordenamiento de la Propiedad Rural (Fonarde), pero se desconoce el origen de los recursos con que se realizó el pago.

 

Seis meses después el terreno es adquirido a través de una compañía de José Chapur, el hombre fuerte del grupo y quien según la revista Forbes estaba considerado entre los 100 empresarios más ricos de México.

 

Hasta antes de separarse en 2011, el Grupo Palace Resorts constituía un gigante turístico de 11 hoteles con más de 7 mil 700 habitaciones, incluido el de Punta Cana, República Dominicana, colocado en el tercer lugar de las cadenas hoteleras del país.

 

En enero de 2012 Grupo Palace Resorts separó sus 11 hoteles en dos operadoras: Hoteles Palace Resorts y Hard Rock Hotel, desde donde los hermanos Roberto y José Antonio se compiten y combaten hoy por la presunta ilegalidad en la venta del predio “San Eracleo” o “Los Pájaros” que fuera propiedad de la nación.

 

Quizá te interese: Recuperan reserva patrimonial de QR