Acusan partida secreta de AMLO

84

Autoriza legislación que el Presidente disponga de ahorros mediante decretos.

MARTHA MARTÍNEZ Y CLAUDIA SALAZAR 

El Senado aprobó ayer la nueva Ley de Austeridad Republicana, con la que se le da al
Presidente la facultad discrecional de decidir el destino de los ahorros del Presupuesto
mediante decretos. La bancada de Morena mantuvo la redacción sobre la manera en que se distribuirán esos fondos, a pesar de los reclamos de la Oposición, que acusó la intención
de crear una nueva “partida secreta” para el Mandatario. “Los ahorros generados
como resultado de la aplicación de estas medidas deberán destinarse a los programas del ejecutor del gasto que los genere”, se establece en el artículo 61 de la nueva
legislación. “Por cuanto hace al Poder Ejecutivo Federal, dichos ahorros se destinarán a los
programas previstos en el Plan Nacional de Desarrollo o al destino que por Decreto
determine el Titular”. De acuerdo con la Oposición, esta decisión permitiría manejar al Presidente, tan sólo este año, fondos por un monto de 125 mil 700 millones de pesos, provenientes de ahorros en compras de insumos y medicinas, así como por la eliminación de seguros médicos y de separación. El diputado del PRI Fernando Galindo, ex subsecretario de Egresos en el Gobierno peñista, opinó que con esta decisión se le da al Presidente manga ancha para destinar a donde sea los recursos del Presupuesto aprobado
por los Diputados. “En la Ley de Austeridad se da completamente discrecionalidad al Presidente, para que por medio de un decreto el dinero pueda destinarse igual a gasto corriente, a gastos personales o a gastos de operación, cuando la ley de Presupuesto dice claramente que debe de ser a programas sociales”, advirtió el priista. Adelantó que su grupo parlamentario estudia una ruta legal que pueden tomar para revertir la Ley de Austeridad, mediante controversia constitucional debido a que el Congreso no tiene la facultad de legislar en esta materia. El senador panista Julen Rementería consideró que esta disposición significa regresar al pasado con la “partida secreta” del Presidente.
“Parece que hicimos el tiempo atrás y reinstituimos la partida secreta, porque si
ustedes lo leen, de lo que habla es para autorizar al Presidente de la República para
usar prácticamente de manera discrecional los ahorros. “Si es una cifra de 90 mil
millones, eso es lo que el Presidente va a poder utilizar sin reportar a nadie ¿Para qué
se puede utilizar? Para todo”, acusó.