Acusan torturas migrantes en EU

80

Afirma hondureño que autoridades no les permiten dormir ni bañarse

REFORMA / STAFF

 

PHOENIX.- Los indocumentados son víctimas de torturas psicológicas en los centros de detención en Arizona.

 

Así lo aseguraron varios migrantes que están retenidos en las instalaciones y que afirman que los agentes fronterizos los maltratan psicológicamente y los obligan a permanecer en condiciones deplorables. Asimismo, denunciaron que muchos de ellos están vestidos con uniformes anaranjados, que son utilizados para los presos en las cárceles.

 

Los testimonios de algunos indocumentados que se encuentran en albergues se alinearon con las diversas denuncias en torno a los centros de detención, calificados de campos de concentración por varios organizaciones humanitarias y a favor de los migrantes.

 

“Es terrible, mi hijo se estaba volviendo loco, después de 12 horas de encierro empezó a golpearse la cabeza en la pared, como otras personas que hacían lo mismo”, explicó Javier Torres, procedente de Honduras.

 

El migrante, que cruzó la frontera estadounidense con su esposa y sus dos hijos, calificó su estancia en tres centros de detención de Arizona como horrorosa. Actualmente, está detenido en las instalaciones de Yuma.

 

Denunció que los oficiales separan a los indocumentados y los mantienen en cuartos llamados “hieleras”, por las bajas temperaturas, donde no les permiten dormir, carecen de duchas, cepillos de dientes y solo los alimentan con comida picante.

 

“Nunca apagan la luz, así que no sabes si es de día o de noche, tenían los televisores a todo volumen con música que te vuelve loco, había reos con trajes anaranjados y otros azules, uno de ellos no dejaba de golpear su cabeza en la pared, que ya estaba toda ensangrentada”, dijo Torres.

 

Por su parte, el vocero de la Patrulla Fronteriza Sector Yuma, José Garibay, afirmó que no cuentan con celdas de castigo y que las personas que vestían uniformes anaranjados son “extranjeros ilegales” que están próximos a ser deportados.

 

Sin embargo, la activista Elizabeth Torres, que fue detenida por la Patrulla Fronteriza cuando cruzó la frontera de Nogales, indicó que fue procesada en centros de detención junto a criminales.

 

“Estuve encerrada junto a personas que cometieron delitos, me pasaron al centro de detención de Estrella y luego a Las Vegas (Nevada), y me tocó vivir esa experiencia”, señaló.

 

Añadió que los centros de detención están adquiriendo características que los emparentan con campos de concentración, donde se vulneran los derechos de los indocumentados.

 

Las denuncias tuvieron lugar después de que se confirmara la muerte del hondureño Yimi Alexis Balderramos-Torres cuando estaba bajo custodia de las autoridades federales. Otros 11 migrantes perdieron la vida en las mismas condiciones desde principios de año

 

También te puede interesar: https://lucesdelsiglo.com/2019/07/01/llegan-cuerpos-de-migrantes-a-el-salvador/