Instalan ‘palacio’, pero al aire libre

70

Mara Lezama y funcionarios municipales dieron atención ciudadana.

 

Por: VÍCTOR HUGO ALVARADO

 

CANCÚN, Q. ROO.- En un evidente intento de emulación de las audiencias públicas llevadas al cabo por el gobierno estatal, el municipio de Benito Juárez celebró la tercera edición de “Tierra de Todos”, con la que pretenden acercarse a la población para atender sus necesidades.

 

El domo deportivo de la Supermanzana 237 fue el escenario donde los servidores públicos montaron sus puestos de trabajo provisionales para brindar atención personalizada a los ciudadanos.

 

Se les ofreció atención a quejas, orientación jurídica, trámites expedición de documentos e incluso cortes de cabello, manicure y masajes.

 

De acuerdo con datos del mismo municipio, cerca de dos mil personas son atendidas durante las audiencias municipales; en esta ocasión, hubo mucha gente interesada en realizar su pago del impuesto predial.

 

También en pagar multas de tránsito, trámites de licencias para conducir, licencias de funcionamiento e inscripción para becas estudiantiles.

 

La entrada mostraba carpas que ofrecían servicios médicos básicos, atención a la ciudadanía e incluso entretenimiento para los más pequeños y relajación para los no tan pequeños.

 

Recibir un masaje en un parque público, un corte de cabello o un manicure atrajo a los curiosos y los motivó a experimentar algo que no planeaban hacer.

 

Dentro del domo, desfilaba la gente con folders en mano; mesas de las diferentes direcciones municipales colocaban a dos empleados para atenderla; literal, el organigrama se desplegó a lo largo y ancho de la cancha de basquetbol.

 

La gente mostraba un semblante sereno, ni feliz ni molesto; iban y regresaban de una mesa a otra; era como ir al palacio municipal, pero al aire libre; no había paredes, el calor no era tan opresor y no eran ignorados. Parecía haber paz y tranquilidad.

 

La alcaldesa Mara Lezama, fiel a la escuela de Morena y al estilo Carlos Joaquín, recibía a la gente en una sala improvisada donde la acompañaban los titulares de las dependencias, los regidores y el secretario general.

 

Hasta que le llegó…

 

Su día transcurrió de lo más normal hasta que a lo lejos se vio una pancarta donde se le exigía ayuda; salió del confort y de la seguridad de los cordones y se acercó a la ciudadana.

 

La mujer pedía ayuda con un problema que tuvo en el sindicato de taxistas, ya que a su esposo no le pagaban su parte como concesionario.

 

La alcaldesa lucía claramente incómoda, pero no perdió la compostura; externó la discusión al público y así ganó simpatía, mientras la ciudadana continuó lanzando improperios.

 

“Eres una mentirosa, eres concesionaria de los taxistas, por eso no hablas mal de ellos y te metes con Aguakan”, replicó la aludida.

 

De inmediato, los policías presentes le quitaron su cartel y la retiraron del lugar, aunque más adelante regresaría para ser atendida por una de las regidoras presentes, ya más en calma.

 

Tras el exabrupto, Mara Lezama regresó a su lugar y continuó con su labor; posaba para la foto con los ciudadanos atendidos; sostenía documentos hechos en fast track a beneficio de los ciudadanos.

 

Cargaba bebés y dejaba sentir el aprecio de la gente en su persona, en una zona olvidada históricamente por otras administraciones y que incluso el mismo secretario municipal de seguridad pública calificó como zona de alto riesgo.

 

“Tierra de Todos” continuará durante la gestión de Lezama, lo ha mencionado varias veces.

 

Cuando sea la hora de la verdad y la alcaldesa buque un puesto más alto en la política de Quintana Roo, la gente no olvidará que fue ella quien se acercó a escucharlos y atenderlos. Quizá en 2022, cuando Carlos Joaquín deje su puesto.

 

Quizá te interese: Buscan ‘entender’ mejor a los turistas