Nido de víboras

88

 

 

Por: Kukulkán

A MENOS de dos meses de que los diputados electos el pasado 2 de junio tomen posesión de la curul arduamente ganada con el sudor de sus campañas, el Congreso del Estado hace limpieza para entregar la casa en orden a los nuevos inquilinos.

 

Y COMO todo lo que no sirve tiene que irse, lo primero es deshacerse de la chatarra, la cual incluye algunos legisladores que no regresarán y siete coches que serán subastados a fin de mes a precios de remate.

 

SE TRATA de vehículos con más de una década de uso rudo que a estas alturas ya deberían ser de colección, pues el modelo más reciente tiene once añitos en sus desgastadas llantas.

 

CON PRECIOS de salida de cuatro mil a 21 mil pesitos, no faltarán mecánicos y deshuesaderos que quieran hacerse con estas gangas, que por su estado mecánico ameritan una buena revisada previa, igual que los legisladores salientes y varios de los entrantes, pues aunque presumen de “nuevos”, a más de uno ya le cascabelea el motor…

 

***

 

LA SEMANA pasada fueron los taurinos y los galleros; ahora son los amigos los de los animales los que se plantan para protestar por la decisión de los hache diputados de mandar a la gaveta de pendientes la Ley de Bienestar Animal, bajo el argumento de hacerle revisiones.

 

LA LEY, hay que recordar, es una seria amenaza para la tauromaquia y las peleas de gallos, cuyos promotores se movilizaron cual fiesta de san Fermín por las calles de Chetumal para tirar cornadas en defensa de sus ingresos y de la colorida tradición de matar animales para regocijo de sus bolsillos.

 

SOMETER UNA legislación a revisión antes de hacerla efectiva es un procedimiento saludable de gobierno, aunque no a todos les guste, ya que permite enmendar posibles injusticias o hacer añadidos a la ley.

 

Y COMO además la actual Legislatura ya va de salida, lo más probable es que le dejen la para caliente a la generación XVI del Congreso del Estado.

 

***

 

DEJA VU. La presidente municipal Mara Lezama dice que alzará la voz para pedir al inmóvil Instituto de Movilidad que mueva las manitas y ponga orden en las peseras que circulan en Cancún, una de las mayores fuentes de susto para automovilistas, pasajeros y peatones que hay en la ciudad.

 

LOS VEHÍCULOS de carreras del transporte público, identificadas con las siglas TTE, son otra de las herencias y bondades que nos dejó Betito Borge, ese angelito de satán que no vendió los arrecifes de Quintana Roo nomás porque no le dio tiempo.

 

¿PODRÁ SÚPER Mara tener éxito donde fracasó Súper Remberto? Ya veremos, porque no será la primera vez que la autoridad de turno enfrenta al monstruo de mil cabezas que es el sindicato taxista. ¡Buena suerte!

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 180