Dejan en vilo a migrantes

130

*Afirman funcionarios que cambiaron plan porque se perdió el factor sorpresa

REFORMA / STAFF

 

Mientras que cientos de indocumentados esperaban el inicio de las redadas en Estados Unidos, las autoridades fronterizas cambiaron su estrategia.

Después de que Donald Trump anunciara que los arrestos se iniciarían ayer en varias ciudades del país, los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) detuvieron a cerca de cuatro personas en todo el país.

La ofensiva, que afecta a cerca de 2 mil indocumentados recién llegados al país y cuyas solicitudes de asilo fueron rechazadas, fue muy diferente de la demostración de fuerza que se planeaba originalmente, aunque las autoridades afirmaron que las detenciones continuarían a lo largo de esta semana.

Según funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional, los planes para llevar a cabo la operación se cambiaron en el último minuto porque se perdió el factor sorpresa y los migrantes tuvieron tiempo suficiente para reaccionar.

Muchas personas tomaron medidas para evitar interactuar con las autoridades, como quedarse en casa y no abrir la puerta, aunque la mayoría no tendrá esta opción cuando tenga que salir hoy a trabajar.

“Mi jefe dijo que deberíamos estar alertas, porque ICE puede aparecer, pero también tengo que ir a trabajar”, dijo Arcenio, un indocumentado en el distrito de Queens, Nueva York.

“No puedo quedarme en casa todo el día. Mis hijos necesitan comida. Necesito pagar el alquiler. Tenemos que seguir viviendo nuestras vidas”, añadió.

Por su parte, los defensores de los migrantes sostuvieron que estuvieron atentos para ayudar a cualquiera que fuera arrestado, aunque se sorprendieron porque el día transcurrió prácticamente sin incidentes. En específico, se reportaron detenciones durante este fin de semana en ciudades como Chicago y Nueva York.

En Los Angeles, Shannon Camacho, coordinadora de la red de respuesta rápida para migrantes de la ciudad, explicó que ayudó a familias a prepararse para las detenciones.

“Si bien no ha habido arrestos en masa hasta el momento, las familias ahora están mejor preparadas para lo que suceda en el futuro”, dijo.

Asimismo, advirtió que recibieron muchas denuncias en redes sociales, lo que provocó mucho pánico en las comunidades de indocumentados.

Aunque millones de personas viven en los Estados Unidos sin documentación y son objeto de deportaciones periódicamente, las últimas redadas están dirigidas principalmente a familias de Centroamérica que han estado llegando en gran número desde el otoño.

El Presidente Trump ha intentado frenar este aumento y, con esta última medida con la que pretende detener a miles de indocumentados, busca disuadir a otras personas a cruzar la frontera.

 

También te puede interesar: https://lucesdelsiglo.com/2019/07/12/rechazan-redadas-se-propaga-temor/