Piden regular apps para promover turismo

59

 

  • Las nuevas estrategias para contar con recursos para la promoción deben dirigirse hacia las plataformas digitales de rentas vacacionales, dijo Braulio Arsuaga, presidente de ANCH.

 

MARÍA GONZALEZ / AGENCIA REFORMA

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Las plataformas digitales de rentas vacacionales representan 6 mil 200 millones de pesos en impuestos al Valor Agregado (IVA) y Sobre la Renta (ISR) que el Gobierno deja de recibir al año por falta de regulación.

 

Braulio Arsuaga, presidente, presidente de la Asociación Nacional de Cadenas Hoteleras (ANCH), apuntó que esa cantidad equivale a casi el 100 por ciento del presupuesto anual recaudado mediante el cobro del Derecho de No Residente (DNR), antes destinado al disuelto Consejo de Promoción Turística de México (CPTM).

 

“Es importante definir nuevas estrategias para recabar recursos que se apliquen a la promoción; una gran alternativa sería que todos pagáramos impuestos de la misma manera, ya sea una gran cadena de hoteles, un hotel boutique o una casa rentada a través de una plataforma digital”, resalta en su documento.

 

Esos señalamientos son dirigidos por la Asociación al recién instalado Consejo de Diplomacia Turística por parte de las secretarías de Relaciones Exteriores y Turismo, al cual considera un primer paso en la búsqueda de atraer la llegada de más turistas al País.

 

Precisó que las nuevas estrategias para contar con recursos para la promoción deben dirigirse hacia las plataformas digitales de rentas vacacionales que no cuentan con registro nacional turístico y que no pagan impuestos, entre ellos IVA e ISR.

 

Braulio Arsuaga llamó a la aplicación de un adecuado uso de los recursos en aquellos medios, cuyos resultados puedan ser medibles con el objetivo de mejorar las estrategias de promoción.

 

Enfatizó que la promoción debería enfocarse en los países con vuelos directos a destinos nacionales y la mercadotecnia en las ciudades de origen, además de mantener una mayor promoción de destinos con infraestructura turística.

 

Caso Quintana Roo

 

El viernes pasado, la secretaria de Turismo de Quintana Roo, Marisol Vanegas Pérez, expuso que hay un problema fundamental en los alojamientos no hoteleros: hay mucho turismo que llega pero se queda en “opciones no hoteleras”, desreguladas, que no pagan ningún tipo de impuestos.

 

“En lo absoluto, no estamos en contra de la modernidad ni que los turistas se hospeden de otra forma; si hay más alternativas pues bienvenido al club, lo único que pedimos es que este piso sea más parejo en términos reales”.

 

Y puso el ejemplo: si un empresario tiene un hotel con 20 cuartos, tiene una tasa de impuestos entre 30 y 32 por ciento; no obstante, otras personas pueden tener esos 20 cuartos sin estar regulados, con cero tasas de impuestos, sin necesidad de tener registro con el municipio o con el estado, incluso teniendo un ingreso similar.

 

Indudablemente, la hotelería del centro de Cancún, la hotelería de playa o la de otros destinos turísticos de Quintana Roo está siendo afectada; sobre todo la más pequeña.

 

El daño de estos centros de alojamientos avanza para afectar a la hotelería mediana y con el tiempo a la más grande, por lo que urge normar o regular esta actividad que crece día con día.

 

Marisol Vanegas planteó que en un par de meses, con toda seguridad, se tendrán muy buenas noticias sobre la regulación de las plataformas de alojamiento por métodos digitales.

 

Admitió que este tipo de alojamientos que afectan al sector turismo “formal” si están pagando impuesto al hospedaje, pero sólo es del 3 por ciento, a diferencia del 32 por ciento que pagan los hoteleros.

 

“Vamos a tener una solución buenísima para este tipo de plataformas; estamos trabajando en eso, calculamos que en dos meses estaremos listos para implementarlo, para anunciarlo y que corra. Lo vamos a hacer muy bien”.

 

Quizá te interese: Persiste utilización de bolsas plásticas