Impugnan regla de asilo en EU

117

*La demanda abre un nuevo frente legal contra la política migratoria de Trump

REFORMA / STAFF

 

LOS ANGELES.- Organizaciones defensoras de los migrantes interpusieron una demanda para frenar la nueva regla de solicitudes de asilo que entró en vigor ayer y que quita este derecho a los extranjeros que lleguen a la frontera sur de Estados Unidos a través de otro país que no es el suyo.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), Southern Poverty Law Center (SPLC) y Center for Constitutional Rights (CCR) presentaron el recurso en un tribunal federal de San Francisco.

“Esta es la jugada más extrema de la Administración Trump hacia una prohibición del refugio. Claramente viola el derecho doméstico e internacional, y no puede mantenerse”, dijo el abogado de la ACLU, Lee Gelernt, en un comunicado.

“Esta normativa también sirve para proyectar el rechazo del Gobierno al consenso fundamental e internacional de posguerra de que los derechos humanos son importantes”, añadió, en otra notificación, Baher Azmy, director legal de CCR.

Bajo la nueva regla, no se concederá asilo a nadie que no haya buscado primero protección en los países por los que viajó para llegar a EU. La Administración de Donald Trump argumenta que el sistema en la frontera sur está sobresaturado.

Actualmente, hay 900 mil casos pendientes ante jueces de migración, casi la mitad de los cuales contiene una solicitud, según el Gobierno. La gran mayoría de los requerimientos, sin embargo, resulta no tener mérito, afirman las autoridades.

“El gran número de solicitudes de asilo sin mérito ejerce una presión extraordinaria en el sistema de inmigración del país, socava muchos de los propósitos humanitarios del asilo, ha exacerbado la crisis humanitaria del tráfico de personas y afecta las negociaciones diplomáticas en curso de EU con otros países”, justificaron los departamentos de Justicia y Seguridad en un comunicado conjunto.

El Gobierno ahora dará prioridad a los migrantes que hayan buscado y no hayan obtenido asilo en otros lugares, y a las víctimas de formas extremas de trata de personas. La demanda abre un nuevo frente en la extensa lucha legal de los grupos de defensa de migrantes contra los esfuerzos de Trump para detener el flujo migratorio de centroamericanos.

Las batallas anteriores ante los tribunales consiguieron poner fin a la separación de familias y a la detención prolongada de menores.

El Gobierno implementó la nueva regulación días después de que Bennie Thompson, Eliot Engel y Jerrold Nadler, demócratas que presiden los comités de Seguridad Nacional, de Asuntos Exteriores y Judicial, respectivamente, de la Cámara de Representantes, le pidieran al Ejecutivo que desistiera de sus planes de llegar a acuerdos con Guatemala y México para considerarlos como “terceros países seguros”.

 

También te puede interesar:  https://lucesdelsiglo.com/2019/07/16/insiste-trump-en-ataque-racial/