Nido de víboras

151

 

 

Por: Kukulkán

LO DICEN los números: los habitantes de Cancún se sienten más seguros. ¿Qué tanto más seguros? Pues apenas tantito, algo así como cuatro por ciento, la diferencia entre junio y marzo pasados, cuando el porcentaje varió desde 94 a 89 por ciento.

 

PUEDE NO parecer mucho, pero la señal es positiva y debería servir de acicate para que la autoridad siga adelante con los planes y acciones de seguridad en todo el estado.

 

PERO ANTES que saquen el confeti, hay que contrastar la buena cifra con el mal dato de que a 24 meses de que se decretó la Alerta de Género en los municipios de Solidaridad, Benito Juárez y Cozumel, esta seguirá vigente al menos un ratito más.

 

QUE NO es por falta de esfuerzo, sino que se trata de un proceso que lleva tiempo pues no es nada más construir refugios y ya, sino de adoptar cambios sociales profundos tan anclados en nosotros, que muchas veces no nos damos cuenta de que estamos siendo discriminatorios o violentos con palabras y actitudes.

 

EL CAMINO es largo todavía…

 

***

 

EN TIEMPOS difíciles ya no es suficiente con una manita de pintura, lo que hace falta es una buena remodelación que incluya derribar y sustituir algunas paredes para que el edificio tenga funcionalidad.

 

ESA ES la situación actual en el PRD, otrora rival a vencer del priismo y actualmente hermanitos en desgracia que andan rehaciendo sus fachadas. Pero mientras a nivel nacional los tricolores andan en campaña para renovar (es un decir) su dirigencia, los amarillos hacen inventario en casa para ver con qué material cuentan.

 

POR LO pronto, en Quintana Roo se aprestan a hacer campaña de reclutamiento para logar al menos 10 mil nuevos integrantes que les dé nueva fuerza. La idea, dicen, es buscar un “renacimiento” del partido que lo lleve de vuelta a las alturas.

 

ESPEREMOS POR su bien que el renacimiento que buscan no acabe como el monumento homónimo en Chetumal, una verdadera oda al descuido y la indiferencia.

 

***

 

COMO NO hay peor lucha que la que no se hace, el gobierno estatal insiste ante el federal para que el Tren Maya extienda un bracito hasta Chetumal, al menos hasta el aeropuerto, para que la ciudad reciba algo del beneficio que se espera con el proyecto.

 

LA PROPUESTA tiene su aire de justicia para la zona, que sólo escucharía el silbato del tren a lo lejos si se mantiene la trayectoria original desde Xpuhil hacia Bacalar, pero no luce tan sencillo.

 

Y ES que aun antes que el primer durmiente haya sido colocado, la ruta ya ha sido modificada en algunos tramos −como la que iba de Valladolid a Cancún y que ahora será de Valladolid a Tulum− con los consecuentes ajustes presupuestales que ponen a todos a sacar el ábaco de nuevo para ajustar las cuentas.

 

UNA ESTACIÓN de tren en Chetumal luce deseable; faltará ver si el tatich de la Cuarta Transformación da luz verde a la petición.

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 185