Nido de víboras

175

 

 

Por: Kukulkán

EL MESERO se equivocó con la cuenta, el gerente ya corrigió, pero los clientes siguen reclamando. Tal es la situación en el tema de las plurinominales para el Congreso del Estado, en el que los marchantes siguen pidiendo su pilón.

 

PORQUE TRAS la enmienda que el Tribunal Electoral le hizo al Instituto, por la que los tricolores lograron una curul más, ahora los de Morena se quejan que la silla era para ellos porque ser mayoría no es suficiente.

 

UNA SILLA bastante manoseada la verdad, ya que tras ser adjudicada a los morenos y luego a los de Confianza, ahora pasa a manos del PRI, al menos hasta que el Tribunal federal reafirme la sentencia o mande a echar reversa.

 

¿SALIDA LA mercancía no hay devolución? En el tianguis electoral las reglas del comercio son otras y la rebatinga por la última silla en el Congreso se asemeja más a una venta de liquidación que a una operación de comercio justo.

 

***

 

FUE COSA que los ventanearan a nivel nacional y se les vino abajo el negocio. Ayer la Profeco dio a conocer que una de las gasolineras más transas del país se encuentra en Chetumal, dato poco halagador que se suma a la lista de deberes por atender.

 

YA QUE entre hundimientos en sus calles, basurero a reventar, pleitos de cabildo y una megaescultura que lleva años y millones de pesos sin que pueda ser terminada, la capital del estado va mostrando por qué los trabajadores de la Sectur andan renuentes a mudarse y el tren maya prefiere pasar de largo.

 

ADEMÁS, PARA poner las cosas más bonitas, hace poco la Profeco anunció el cierre de su oficina local para ahorrar costos, por lo que quienes necesiten presentar una inconformidad deberán hacerlo hasta Cancún.

 

HAY MUCHA gente en Chetumal haciendo un verdadero esfuerzo por devolverle brillo a la ciudad, pero situaciones tan mezquinas como la de robarle gasolina a los consumidores para incrementar las ganancias propias, habla que buena parte del cambio que se requiere debe ser interno, que a final de cuentas la ciudad no son sus edificios o sus avenidas; la ciudad es su gente.

 

***

 

FALLARON LOS pronósticos, y no nos referimos a los del clima ni a los deportivos, donde abundan los expertos que no saben nada, sino a los turísticos.

 

RECORDEMOS QUE a principio de año, eran coro las voces que clamaban el desastre para el todo Caribe mexicano por causa de lo que algunos llamaron “la tormenta perfecta”, una mezcla de inseguridad, sargazo, falta de promoción, injusticia social y malos alineamientos planetarios que traerían el apocalipsis turístico a la región.

 

HAY QUE admitir que muchos de esos problemas son reales y han tenido consecuencias en las tarifas hoteleras y en la imagen, pero el resultado no ha sido tan catastrófico. Las cifras de ocupación de verano, sin ser rompedoras de récords, han mostrado que la industria turística mantiene el paso y puede salir avante de todos los problemas.

 

LA TEMPORADA y el año aún no terminan, y ya llegará el momento de hacer cuentas, pero hasta el momento todo indica que somos más fuertes de lo que pensábamos.

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 188