Decae interés por audiencias

187

 

  • La audiencia pública Tierra de Todos, implementada por el municipio de Benito Juárez, tuvo ayer su convocatoria más floja desde su inicio.

 

VÍCTOR HUGO ALVARADO

 

CANCÚN, Q. ROO.- La cuarta audiencia pública Tierra de Todos, organizada por el Ayuntamiento de Benito Juárez destacó por ser la de menor aforo desde su inicio, pese a realizarse en una de las regiones más conflictivas del municipio.

 

Desde que comenzó el programa se daban cuentas de hasta mil 500 beneficiarios por evento, quienes son atendidos desde las 10 de la mañana hasta las 3 de la tarde; sin embargo, en la presente oportunidad la convocatoria se limitó a los colonos del fraccionamiento Prado Norte, una de las zonas más conflictivas y rezagadas de todo Cancún.

 

Como siempre, la parafernalia montada mostraba a todo el ayuntamiento atento a las demandas ciudadanas; trabajadores iban de un lado a otro para orientar a quienes recién llegaban y no sabían a dónde ir, ya sea de manera presencial o mediante indicaciones.

 

Tras el término de la pasada audiencia, en la Supermanzana 237, comenzó la difusión de la audiencia, pero gran parte de los asistentes llegaron tras enterarse por los vecinos o después de ver la bulla generada en los alrededores por el desfile de patrullas y vehículos oficiales, que acapararon muchos lugares de estacionamiento en la calle Chancah.

 

Los vecinos llegaban a cuentagotas al domo ubicado en esa calle. Esta ocasión, hubo más niños presentes a causa de las vacaciones de verano, quienes se detenían a jugar en las mesas preparadas por los servidores públicos, o simplemente acompañaban a sus padres. Era tan floja la convocatoria, que hubo trabajadores que aprovecharon para ir a una tienda frente al domo a comprar agua, refrescos, galletas o papas.

 

Muchos llegaron a pie o en motocicletas; muy pocos en coche, y esos iban directamente al puesto de Tránsito Municipal a tramitar su licencia o a pagar multas, pero ahora la fila era más corta, igual que en la Dirección de Ingresos; incluso el corral improvisado desde el cual atendía la alcaldesa Mara Lezama, lucía muy vacío en comparación con otras ediciones.

 

La gente asistente comentó en su mayoría que iban gracias a lo conveniente de la ubicación y por el alivio que producía en el bolsillo eliminar el transporte, e incluso por los pagos ya que había descuentos.

 

Al final, la presidente municipal salió de su “lounge” privado y recorrió los puestos temporales de trabajo seguida por cerca de 40 personas entre funcionarios, regidores, directores, elementos de seguridad, empleados de comunicación social y algunos curiosos.

 

La caravana itinerante de atención continuará en dos semanas más en la Región 517, en las inmediaciones del Panteón Los Olivos, cerca de la cárcel municipal.

 

Quizá te interese: Exige CNDH indagar agresión a Cacho