El Polyforum ‘se está cayendo’

446

 

  • Aspecto actual del Polyforum, tras tres años cerrado.

 

YANIRETH ISRADE / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Los deteriorados murales de David Alfaro Siqueiros que revisten el Polyforum de la colonia Nápoles serán atendidos hasta que sus propietarios, según informaron, comiencen la construcción de un edificio de 48 pisos adyacente al inmueble, en el mismo predio.

 

Este proyecto, previsto como sede del hotel Conrad Hilton -dotado de áreas comerciales y oficinas-, suministraría fondos para la restauración.

 

Sin embargo, todavía no tiene la aprobación de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) ni el INBA, admitió el arquitecto Esteban Suárez, hijo de Alfredo Suárez, dueño del recinto cultural.

 

“En cada cambio de Administración se hace una revisión de los proyectos y por eso no hemos arrancado, pero estamos trabajando de la mano de las autoridades porque hay un gran interés de sacar adelante el proyecto y lograr el rescate del Polyforum y la restauración de los murales”, explicó.

 

El proyecto, que prevé la construcción de una plaza pública de 6 mil metros cuadrados, dispone de la opinión favorable de la Dirección de Patrimonio de Seduvi, aseguró, así como del Instituto de Ingeniería de la UNAM al garantizar la estabilidad estructural del inmueble, porque no se excavará debajo de éste.

 

Ahora debe lograrse “la viabilidad del INBA y la Seduvi para poder comenzar los primeros trabajos”.

 

En mayo, la subdirectora de Patrimonio Artístico Inmueble del INBA, Dolores Martínez Orralde, aseguró que la autorización de la torre corresponde a la Ciudad de México, mientras que el Polyforum -Monumento Artístico y patrimonio de la urbe- compete a su área (REFORMA 24/05/2019).

 

Cuando se consigan las autorizaciones, un grupo de socios inversionistas, cuyos nombres no fueron revelados, depositará 30 millones de pesos requeridos para la restauración del inmueble y, anualmente, 12 millones para el mantenimiento, precisó Suárez. La primera tarea, dijo, será el reemplazo de la cubierta para protegerlo de la humedad.

 

El dinero lo recibirá un fideicomiso privado con participación del INBA, la Secretaría de Cultura y la UNAM, que garantizará el mantenimiento del espacio inaugurado en 1971.

 

Se informó que suciedad, corrosión, cuarteaduras y craquelado -debido a la exposición del ambiente, pero también por la degradación de materiales usados por Siqueiros, como la pintura automotriz- dañan los murales exteriores.

 

Este mes, por ejemplo, se desplomaron paneles de novopan a causa de las filtraciones de agua, pues el recinto carece de techo: en lugar de concreto, se cubrió en su época con fibra de vidrio, ahora resquebrajada.

 

Ante la falta de recursos para reemplazar la cubierta, se colocarán lonas como solución provisional.

 

Con miras a despejar el área para construir la plaza pública se han demolido ya, con permiso del INBA, las construcciones alrededor del Polyforum, entre ellas un bar y un restaurante.

 

“No hemos recibido, en 32 años que llevo al frente -y lo hemos buscando- ningún subsidio, ningún ingreso de alguna institución cultural, nacional o extranjera, o de algún particular. Hemos hecho frente con nuestros propios recursos”, criticó Alfredo Suárez.

 

Quizá te interese: Gana dramaturga residencia para programa extranjero