Preocupa impacto de nueva refinería

145

*Recomiendan usar 8,000 mdd en pagar deuda de petrolera o ir a aguas profundas

 

Karla Omaña

El proyecto estrella del Gobierno, la refinería de Dos Bocas, es uno de los más riesgosos que se plantearon en el Plan de Negocios de Pemex al destinarle recursos públicos que podrían financiar actividades más rentables de la propia petrolera, coinciden especialistas.

Para financiar la obra, el Gobierno federal tendrá que realizar transferencias por 160 mil millones de pesos (8 mil millones de dólares) de aquí al año 2022, según se desprende del Plan.

Especialistas consultados aseguraron que esos recursos podrían destinarse a exploración y producción en aguas profundas que garantizarían un mayor volumen de crudo, proyectos de refinación de menor escala, pero más realistas o, incluso, pagar parte de la deuda de Pemex.

Para Miriam Grunstein, experta en energía, en lugar de destinar los recursos a proyectos más rentables, el Presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en una refinería que no se sabe si su costo de refinación es competitivo y menor al que implicaría importar combustibles, ya que el Gobierno no lo ha demostrado con cifras.

“La refinería es uno de los principales riesgos (del Plan); la terquedad del Presidente no cede porque él quiere su mausoleo de acero para ser recordado”.

“Esta refinería es un monumento al Presidente, pero también a la demagogia”, criticó David Shields, especialista en temas energéticos, consideró que el principal riesgo de desarrollar Dos Bocas es que el sitio es técnicamente inviable.

“Lo que estamos viendo es un capricho del Presidente que quiere trasladar el modelo que iban a hacer en Tula o Minatitlán a un terreno que no sirve y que además está inundado”, aseguró.

Manuel Molano, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), también se dijo preocupado porque el costo de la refinería está mal calculado, pues no se tomaron en cuenta la eficiencia, el precio de las gasolinas y el precio internacional del crudo.

Molano añadió que Pemex debe enfocarse en actividades rentables o, incluso, usar los recursos para el pago de su deuda. “Ocho mil millones de dólares son el 5 por ciento de su deuda”, planteó.

También para Luis Miguel Labardini, socio de la firma Marcos y Asociados, Pemex tendría que enfocarse en actividades más rentables.

“El riesgo más importante es que Dos Bocas no sea un proyecto rentable porque si no lo es, le va a provocar pérdidas a Pemex, recursos económicos que podría estar utilizando en el desarrollo de campos o en sus otros objetivos estratégicos y ése es el riesgo que están viendo las calificadoras”, dijo.

Miriam Grunstein propuso que el Gobierno destine recursos a exploración en aguas profundas, pues es la única manera de garantizar una mayor producción.

 

Te puede interesar : Obtienen sí de AMLO a inversión en energía