Pintan niños en EU contra feminicidio

160
  • No conocen su historia, no saben a qué les gustaba jugar ni cuál era su color preferido, pero saben que su vida fue arrebatada y por eso pintan retratos en su honor.

 

Dalia Gutiérrez/ Agencia Reforma
MONTERREY, NL 27-Jul-2019 .-No conocen su historia, no saben a qué les gustaba jugar ni cuál era su color preferido, pero saben que su vida fue arrebatada y por eso pintan retratos en su honor.

En una escuela de Illinois, en Estados Unidos, un grupo de estudiantes de entre 12 y 14 años está dibujando imágenes de niñas y adolescentes mexicanas que han sido asesinadas.
Marc Nelson, profesor de arte en la Escuela Central de Kewanee, decidió empezar con el proyecto para mostrar a sus alumnos sobre la violencia que sufren muchas mujeres.

“Quería enseñarles a mis alumnos cómo es importante amar y respetar a todos y mostrarles a las mujeres jóvenes q

 

ue si se sienten en peligro pueden hablar y protegerse”, compartió Marc en entrevista.

“El arte siempre ha sido una forma con la que la gente ha respondido al mundo que los rodea y pensé que mis estudiantes deberían tener una voz que les permitiera expresar cómo se sentían”.

La idea surgió cuando vio las imágenes en No estamos todas, una plataforma en redes sociales que reúne retratos hechos por diferentes artistas sobre feminicidios de México y América Latina.

Se sintió conmovido, supo que tenía que colaborar de alguna manera y realizaron alrededor de 50 ilustraciones que ahora también se están compartiendo en el sitio.

Cuando escucharon sobre los feminicidios, los chicos se sintieron tristes y empoderados pues se dieron cuenta que podían alzar su voz por medio del arte.

“Aunque estaba horrorizada cuando me enteré que hay personas que hacen esto a otro ser humano sólo por su género, se sintió maravilloso ayudar a generar conciencia sobre las historias de estas niñas a través del arte”, expresó Laryn Conley, de 13 años.

Los pequeños artistas no conocen las historias de las niñas que están pintando, se imaginan cómo eran y cuáles eran sus pasatiempos, ya que la idea es reflejar la vida que les fue arrebatada.

“Desafortunadamente no sabemos sobre las vidas de muchas víctimas, así que es más como imaginar qué les fue robado y enfocarnos en cosas positivas de sus vidas, no nos enfocamos en su muerte”, explicó Marc.