(video) Presume autoridad ataque a corrupción

172

 

  • Para inhibir prácticas corruptas, la Contraloría de Benito Juárez hace visitas constantes a las dependencias que más sospechas levantan por los trámites que manejan.

 

VÍCTOR HUGO ALVARADO

 

CANCÚN, Q. ROO.- Tanto la alcaldesa de Benito Juárez, Mara Lezama Espinosa, como la contralora municipal Reyna Valdivia Arceo aseguran combatir a diario contra la corrupción dentro de todas las áreas del Ayuntamiento, sin embargo, se reservan el número exacto de procedimientos abiertos contra funcionarios y ex servidores públicos por cuestiones de sigilo.

 

De momento, señaló la presidente municipal, han sido separados de sus cargos dos funcionarios, uno en Fiscalización y otro en Desarrollo Urbano, como parte de las investigaciones realizadas desde la Contraloría a partir de denuncias hechas por la ciudadanía.

 

Ambas dejaron en claro que, desde el inicio de la actual Administración municipal se han intensificado los esfuerzos para reducir las prácticas de corrupción a través de cursos de capacitación y visitas constantes a las dependencias que más sospechas levantan por los trámites que manejan.

 

La contralora resaltó la atención inmediata que se da al ciudadano cuando este acude a ingresar una queja, pues personal de la Contraloría acude al momento a la dependencia señalada para verificar la situación.

 

Entre las quejas más comunes destacan la tardanza en procesos burocráticos al momento de realizar un trámite y el maltrato recibido por parte de los trabajadores que atienden desde las ventanillas, a los cuales se les reubica en el acto si resultan ser culpables.

 

Valdivia Arceo dio fe de la continuidad en los procesos que siguen pendientes de resolverse por parte del Ayuntamiento, como el caso del panteón Los Olivos; sin embargo, aseguró que la ley les impide revelar detalles de las investigaciones realizadas para mantener el sigilo y evitar interrupciones en el proceso e incluso evitar la desaparición de quien resultara ser investigado.

 

Finalmente, Mara Lezama destacó la mejoría que hay en cuanto al número de quejas recibidas por la Contraloría desde el inicio de su Administración, particularmente con los inspectores de campo, quienes en el pasado fueron señalados por los habitantes de no estar debidamente identificados y por la facilidad con la que falsificaban su información.

Quizá te interese: Quieren ‘atrapar’ a más inversionistas