Suma EU restricción al asilo

172

*Advierten activistas que la nueva medida podría perjudicar a miles de migrantes

 

REFORMA / STAFF

PHOENIX.- Los migrantes que temen ser perseguidos en sus países de origen debido a algo que hizo o no hizo uno de sus parientes ya no se considerarán elegibles para recibir asilo en Estados Unidos.

Bajo la ley de asilo, una persona que se encuentre en EU o que llegue a un puerto de entrada puede pedir asilo si prueba ante las autoridades estadounidenses que tiene un temor bien fundamentado de ser perseguido en su país de origen debido a su raza, religión, nacionalidad, opinión política o porque forma parte de un grupo social específico.

Por ejemplo, una madre cuya vida está amenazada debido a que su hijo se negó a unirse a una banda criminal podía aspirar a recibir asilo. Sin embargo, una nueva directriz emitida ayer por el Secretario de Justicia estadounidense, William Barr, señala que no todas las familias son consideradas un “grupo social” para el propósito de recibir asilo.

“La mayoría de las familias nucleares no son inherentemente distintas socialmente y, por lo tanto, no califican como ‘grupos sociales particulares’”, alegó Barr.

La decisión se dio en el marco del caso de un mexicano que solicitó asilo luego que su familia fue blanco de la delincuencia. El padre del mexicano se rehusó a permitirle a un cártel del narcotráfico hacer negocios en su tienda. Barr anuló el fallo de la Junta de Apelaciones de Inmigración a favor del mexicano.

“El hecho de que un grupo criminal, como un cártel de drogas, una banda o una fuerza guerrilla intimiden a un grupo de personas no, por sí mismo, convierte a esas personas en un grupo social particular”, justificó.

No queda claro a cuántas personas afectará este cambio, pero activistas dicen que podrían ser miles. El Gobierno no lleva un registro de los casos de migrantes a las que se les concede asilo debido a sus vínculos familiares.

Victoria Neilson, abogada gerente del organismo activista Catholic Legal Immigration Network, dijo que el fallo revierte años de precedentes y es un ataque más contra el derecho de asilo.

“Sería casi risible si no fuera porque hay gente que va a ser asesinada a consecuencia de esta decisión”, sostuvo.

El Gobierno del Presidente Donald Trump ha tomado varias medidas para limitar las concesiones de asilo, incluyendo dificultarles a las víctimas de violencia doméstica el obtener protección, así como poner fin al derecho a fianza para los solicitantes de asilo, una medida que fue revocada recientemente en una corte federal.

Apenas, el pasado 24 de julio, un juez federal en California bloqueó temporalmente otra restricción al asilo que buscaba dejar fuera del sistema a la mayoría de solicitantes centroamericanos.

Dos días después, sin embargo, la Administración Trump consiguió, a través de un acuerdo con Guatemala, que los salvadoreños y hondureños ya no soliciten asilo en Estados Unidos. Ahora, deberán tramitarlo con el Gobierno guatemalteco.

Te puede interesar : Alista GB salida de UE sin acuerdo