(VIDEO) Trata de personas, prevención y denuncia

421

 

*El “enganche”, traslado, amenaza y explotación, fases para su explotación

 

OMAR ROMERO

CANCÚN, Q. ROO.- La trata de personas es un delito que genera una grave violación a los derechos humanos y a la dignidad de las personas; además, se considera una actividad criminal altamente lucrativa en la que comúnmente están vinculados grupos delictivos ligados a otro tipo de ilícitos de alto impacto.

Diversas instituciones han expuesto que se está buscando contar con una sociedad libre, sin esclavitud y sin explotación, por ello llevan al cabo diversas acciones con el fin de generar una cultura de la prevención y la denuncia.

Para la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), este ilícito se registra cuando una persona promueve, solicita, ofrece, facilita, consigue, traslada, entrega o recibe, para sí o para un tercero, a una persona, ejerciendo la violencia física o moral, el engaño o el abuso de poder.

Lo anterior, para someterla a explotación sexual, trabajos o servicios forzados, esclavitud o prácticas similares, servidumbre o para obtener un órgano o tejido.

La Policía Federal considera este tema como de seguridad nacional e internacional, incluso de salud pública.

No sólo las mujeres son víctimas de esta conducta, también personas de diversas edades y de cualquier género, incluyendo los hombres.

El impacto en las niñas y mujeres es demasiado, ya que además de la coacción y constante violencia física hay diversas secuelas para quienes llegan ser explotadas sexualmente, como enfermedades de transmisión sexual y abortos forzados.

El impacto psicológico no es menor, va desde la inseguridad y la pérdida de la autoestima hasta traumas más permanentes causados por el abuso y la violencia física y mental.

La secuela de los daños psicológicos en niños y niñas que son víctimas es complicado de superar y en muchos casos, irreparable.

Para cometer la trata

Derivado de los diversos casos de trata de personas atendidos y resueltos por la División de Inteligencia de la Policía Federal, hay fases que se llevan al cabo para cometer este delito.

La primera es el reclutamiento de la víctima o el “enganche”, ahí el tratante puede captar a la persona de manera directa o indirecta mediante el engaño, la seducción u ofreciéndole alguna oportunidad de trabajo.

También se considera cuando la víctima es secuestrada, robada o sustraída para ser explotada sexual o laboralmente.

La captación indirecta se da a través de anuncios, redes sociales, referencias de familiares o conocidos, supuestas oportunidades de trabajo, agencias de reclutamiento, bares, cantinas, manipulación sentimental.

La segunda etapa denominada “atracción y traslado”, ocurre una vez que la víctima ha sido reclutada o captada, por lo que es alejada de la red de apoyo familia o social, se le traslada a otro lugar fuera de su estado o país.

En esta fase, las redes criminales que captan a la víctima no son las mismas que llevan al cabo la recepción de personas y la explotación.

La tercera fase, de acuerdo con la información de la Policía Federal, ocurre cuando la víctima es captada por el tratante con promesas de pago o es amenazada; se le obliga a la prostitución ajena, pornografía, explotación sexual, trabajo doméstico u otro que permita su explotación.

 

 

Te puede interesar : Presume autoridad ataque a corrupción