Un pastel para Harry Potter

222

 

  • ¿Quieres aprender a hacer el platillo favorito de uno de los magos más famosos de todo el tiempo?

 

JOSÉ ARRIETA /AGENCIA REFORMA

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Pocas obras literarias -después adaptadas al cine- tienen tantas referencias gastronómicas como la saga de Harry Potter. De acuerdo con Pottermore, sitio oficial gestionado por la autora J.K. Rowling, hay exactamente mil 651 citas de platillos, banquetes o restaurantes, diseminadas en los siete tomos.

 

Dos de los postres más deseados por Harry Potter son, sin duda, el pay y el budín treacle. Hecho con harina, huevo, leche, mantequilla y melaza dorada, es clásico en la gastronomía británica.

 

“Sintió que aprovechaba mejor su tiempo comiendo un pay de carne y riñones, y después una gran porción de tarta treacle, su favorita”, escribió Rowling en el segundo capítulo de Harry Potter y el Cáliz de Fuego.

 

Subproducto de la molienda de caña, el treacle es un jarabe que, si es oscuro, se conoce como melaza, y si es claro, como jarabe dorado. Por su sabor dulce y delicado, Harry prefería la segunda versión según el sitio HP Lexicon.

 

“Aparentemente, Harry ama sobre todo el treacle. Siempre está buscando tarta treacle, y parece que le gusta mucho el pudín de treacle que la señora Weasley preparó como postre la noche anterior a su viaje de Burrow a Hogwarts”, señala Dinah Bucholz, autora del Recetario no Oficial de Harry Potter.

 

Si bien el cumpleaños de Harry Potter fue ayer 31 de julio, siempre podemos festejar a este emblemático personaje. Checa cómo preparar su postre favorito.

 

Budín de treacle

8 porciones / 3 horas / Sencillo

2 ½ tazas de harina

+ 1 cucharadita de bicarbonato

+ 1 cucharadita de polvo para hornear

+ ¼ de cucharadita de sal

+ 180 gramos de mantequilla

+ ½ taza de azúcar

+ Ó de taza de jarabe dorado o melaza ligera

+ 3 huevos

+ 1 limón, jugo y ralladura

+ Ó de taza de leche

+ ½ taza de jarabe dorado o melaza

 

PREPARACIÓN

Mezclar los ingredientes secos, reservar. Acremar la mantequilla. Añadir el azúcar y la melaza. Batir hasta integrar. Agregar los huevos, uno a uno. Incorporar. Añadir la ralladura y el jugo de limón. Incorporar los polvos y la leche. Batir lentamente para evitar que se formen grumos. Verter la ½ taza de jarabe dorado o melaza en un molde, previamente engrasado y enharinado. Incorporar la mezcla. Cubrir y cocinar a baño María en una olla con agua hirviendo por 2½ horas. Comprobar la cocción con un palillo. Desmoldar. Servir con melaza caliente.

 

Quizá te interese: Se casan otra vez