Reducen a polvo kiosco del Crucero

130

 

  • Aquí había un kiosco.

 

VÍCTOR HUGO ALVARADO

 

CANCÚN, Q. ROO.- Polvo eres y en polvo te convertirás. El kiosco que durante décadas estuvo al centro del parque del Crucero, desapareció ayer y en su lugar hay un enorme hoyo.

 

Desesperanza, molestia y un sentimiento de traición impera en los ciudadanos que viven en las periferias del Crucero, así como en los trabajadores reunidos ahí en busca de trabajo, tras la destrucción del kiosco en el centro del parque La Corregidora como parte del proyecto de renovación promovido por el gobierno estatal.

 

Bajo el abrigo de la madrugada y sin previa notificación, según testigos, la empresa constructora inició los trabajos de demolición de la estructura, construida hace 33 años y cuyo compromiso de conservarla intacta fue claramente pasado por alto.

 

“No sé si por falta de tiempo o por falta de ganas, pero nos han dejado a un lado. Iban a remodelar el parque, pero que nosotros íbamos a proponer junto con ellos cómo se haría. Jamás hablamos de que derrumbaran el parque. Como siempre, hacen las cosas adelantadas y ya luego te presentan un proyecto, te amarran las manos y tienes que aceptar”, declaró Eduardo Flores, gerente del centro comercial Las Tiendas, ubicado en El Crucero.

 

Los trabajadores de la construcción, presentes durante muchos años en ese punto de la ciudad, expresaron su malestar por los trabajos de remodelación desde su inicio, ya que vieron reducida su demanda laboral. Ahora, ya sin el kiosco, el reclamo fue parejo para todas las autoridades involucradas en la remodelación al despojarlos de su único lugar para descansar.

 

Incluso los comerciantes sacaron a relucir su enojo por la pérdida del kiosco, al mencionar la falta de compromiso de los responsables de la obra para cumplir las promesas realizadas a la ciudadanía ante lo que ellos consideran un lugar emblemático de Cancún, el cual, mencionaron, “lleva más tiempo aquí que Mara Lezama”.

 

Si bien el gobierno de Quintana Roo anunció la entrega final de la remodelación del Crucero al finalizar agosto, los comerciantes, colonos y trabajadores no mostraron confianza en los tiempos debido a las promesas iniciales, las cuales poco a poco fueron rotas y prolongaron un proyecto que sólo duraría siete semanas.

 

El kiosco, junto con el parque La Corregidora, fue levantado en 1986 como parte del proyecto Nuevos Horizontes, cuyo fin era mejorar el aspecto de la zona, donde antes se ubicaba una gasolinera justo en el cruce de las avenidas Tulum y José López Portillo.

 

Quizá te interese: Sistema penitenciario… lento avance