Nido de víboras

233

 

 

Por: Kukulkán

SI DURANTE el fin de semana fue a la playa, ya sea en Cancún o la Riviera Maya, pudo darse cuenta de algo: había poco sargazo.

 

LA RAZÓN de ello depende de dónde se informe. Si hace caso a los avisos presidenciales, la causa de su disminución en la costa del estado es obra y gracia de los buenos oficios de la Marina, que tras las precisas instrucciones del preciso, la logrado limpiar las playas de esta parte del país de manera por demás eficiente.

 

PERO SI presta atención a informes adicionales, surge una imagen algo distinta: el sargazo no llegó en cantidades industriales gracias a factores climáticos que impidieron su llegada masiva (aunque hay una teoría que afirma que si el sargazo se desvió, fue más porque es de derechas y por lo tanto no comulga con la Cuarta Transformación).

 

AMBAS VERSIONES tienen razón y se retroalimentan, ya que por sí solas ninguna es suficiente. Lo cual no significa que no haya de reconocerse la labor de los marinos, que se han afanado de verdad y eso que todavía carecen de equipo completo, pues sus barcas sargaceras aún no están listas.

 

PERO AUNQUE el sargazo haya disminuido, sus efectos se sienten. No tanto en la ocupación hotelera, que ha sido mejor de lo esperado por los catastrofistas, sino en la calidad del agua en la orilla del mar, que deja para el recuerdo la transparencia que era su marca de distinción.

 

***

 

DONDE LA información también resulta esclarecedora es en el Ayuntamiento de Benito Juárez, donde una revisión de los currículos de los funcionarios arroja que estamos gobernados no por gente preparada en la administración pública, sino en los negocios.

 

QUE EN realidad eso no importa mucho si su labor es respaldada por resultados, pues a final de cuentas la preparación académica no garantiza la probidad ni la capacidad de una persona, tan sólo señala que cursó determinado programa de estudios.

 

EL PROBLEMA está en que la misma autoridad que debe velar por el cumplimiento de la ley, es la primera en desobedecerla, ya que según su reglamento interno determinadas posiciones deben ser ejercidas por gente que cumpla con ciertos requisitos, lo que no sucede en el caso de Benito Juárez.

 

CASO CONCRETO de la contralora Reyna Valdivia, quien ostenta un bachillerato técnico y estudios bancarios comerciales, pero no tiene la licenciatura que pide la solicitud de ingreso al organigrama municipal, pese a lo cual obtuvo el cargo.

 

DICHO DE otro modo, los que colocan el letrerito de “no pisar el césped” son los primeros en pisarlo y encima no están facultados para escribirlo ni colocarlo.

 

QUIZÁ SÓLO sea una cuestión de protocolo y de formas, pero tratándose del gobierno, deberían poner el ejemplo.

 

***

 

POR CIERTO, el ex gobernador campechano que busca ser el director técnico del Revolucionario Institucional, Alejandro Moreno Cárdenas, estuvo de visita en el sur y centro Quintana Roo en días pasados como parte de su campaña.

 

VAYA EL apunte nomás para dejar constancia de la presencia de Alito por estas tierras, porque la verdad pasó desapercibido, como la mayor parte del PRI en los últimos años.

Quizá te interese: Nido de víboras N° 196