(VIDEO) Persisten riesgos de contagio de VIH

255

 

*Más de mil 150 internos del Cereso de Chetumal cohabitan sin estar separados como obliga la Ley, por tipo de delito y enfermedades.

 

HERLINDO VÁZQUEZ

CHETUMAL, Q. ROO.- Es latente el riesgo de contagio del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) al interior del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal.

La posibilidad de que se genere un contagio se debe a que no existe separación de internos que viven con la enfermedad, tampoco hay insumos para la atención médica ni se cuenta con personal médico especializado, denunció el gestor ciudadano Alejandro Baudilio Cruz.

La falta de un sicólogo provoca también que ocurra reincidencia delictiva, pues de cada 10 internos que obtuvieron el beneficio de la libertad anticipada hay hasta seis que continúan con las actividades delictivas, aunque no todos ingresan de nuevo a la cárcel.

El Cereso de Chetumal tiene capacidad para mil 200 internos y aloja a mil 176. Por disposiciones de la normatividad penitenciaria, los reclusos que cometieron delitos federales y comunes deben ser separados, al igual que aquellos que padecen enfermedades degenerativas o terminales.

El gestor ciudadano indicó que el cumplimiento de las disposiciones no ocurre en el Cereso de Chetumal, donde las autoridades argumentan falta de recursos económicos.

En el centro carcelario hay 20 internos que viven con el VIH sin que tengan acceso a tratamiento médico, lo que provoca que su salud vaya en detrimento. Al convivir con sus compañeros tienen un riesgo elevado de contagio, porque habitan en “el patio”.

En opinión de Baudilio Cruz durante la convivencia existe hasta contacto sexual, sin mecanismos de prevención ni métodos de protección mínima.

“Dotamos de preservativos pero no existe la cultura preventiva y se debe a la falta de personal médico que le fomente, además que no hay separación de internos”.

La reincidencia delictiva ocurre por la inexistencia de un sicólogo que brinde terapia a los internos que están próximos a recuperar su libertad. Al salir del penal sufren un impacto mental severo que no todos puede asimilar y que ocasiona que reincidan en conductas delictivas.

Te puede interesar : Apoyarán a víctimas Centros de Justicia