‘Echan mano’ a lo biodegradable

105

 

  • Usan empresas material 100 por ciento amigable con la naturaleza

 

CHARLENE DOMÍNGUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante la preocupación por reducir el impacto en el medio ambiente derivado del uso de plásticos, algunas empresas comienzan a “echar mano” de materiales biodegradables para los empaques de sus productos.

 

Desde hace algunos años, por ejemplo, la empresa Bimbo comenzó a utilizar en sus productos empaques de polietileno degradable y esto convirtió a la panificadora en la primera empresa mexicana en utilizar este material 100 por ciento amigable con la naturaleza.

 

Actualmente, 98 por ciento de los productos de la empresa en el país contienen empaques oxobiodegradables.

 

Están respaldados por la tecnología D2W, marca de tecnología plástica de vida controlada diseñada para controlar y acortar la vida de productos plásticos normales, así como las envolturas.

 

Esta tecnología convierte el plástico ordinario en un material con una estructura molecular muy diferente al final de su vida útil, con lo que en esa etapa ya no se considera plástico, sino un material que puede ser bioasimilado en el ambiente de la misma manera que una hoja.

 

Minimizar el impacto

 

Mauricio Yáñez, representante en México de Symphony Environmental, dueña de la marca D2W, explicó que estas tecnologías surgieron como ayuda para minimizar el impacto en el medio ambiente por la permanencia de desechos plásticos.

 

También por los problemas que generó para varios países el descontrol en el uso de estos materiales.

 

“Al final, como funciona esta tecnología, es descomponiendo las cadenas de polietileno por oxidación; rompe las cadenas y genera subproductos que pueden ser biodegradables.

 

“Esto está demostrado bajo estándares donde la biodegradación se lleva en dos partes: primero la descomposición de la cadena, reducción de peso molecular y luego la biodegradación”.

 

Uno de los principales estándares para probar plásticos oxobiodegradables son el American Standard ASTM D6954-18 (guía estándar para plásticos que se degradan en el medio ambiente mediante una combinación de oxidación y biodegradación).

 

Otros es el British Standard 8472 (método para determinar la degradabilidad, oxo-biodegradabilidad y fito-toxicidad de los plásticos).

 

Recientemente, la multinacional de alimentos y bebidas Nestlé se comprometió a que el 100 por ciento de sus empaques serán reciclables o reutilizables para el año 2025.

 

La visión de la compañía es que ninguno de sus empaques, incluyendo los plásticos, termine en un relleno sanitario o como basura.

 

Esto, ante la urgente necesidad de minimizar el impacto que tienen los empaques en el medio ambiente y la de evitar que terminen como residuos en mares, océanos y canales.

 

El plan que trazó está enfocado en tres áreas clave: eliminar los plásticos no reciclables; alentar el uso de plásticos que tengan mejores niveles de reciclaje; eliminar o cambiar las combinaciones complejas de materiales para el empaque.

 

Nestlé también es parte de la iniciativa NaturALL Bottle Alliance, un proyecto de cooperación en investigación y desarrollo que pretende acelerar la generación de soluciones innovadoras de envasado y embalaje fabricadas al 100 por ciento con recursos sostenibles y renovables.

 

Su meta es desarrollar y comercializar una botella de plástico PET fabricada a partir de materiales con base biológica.

 

Desde su fundación, en marzo de 2017, la Alianza explora el uso de materias primas de biomasa (como cartón desechado y aserrín) para evitar agotar recursos u ocupar tierras que podrían destinarse a la producción de alimentos para consumo humano o animal.

 

Quizá te interese: Consolida crecimiento el turismo vía cruceros