Fueron reinstalados maestros disidentes

108

 

  • Suman nueve integrantes de la Corriente Nacional de Trabajadores de la Educación que recuperan sus plazas de trabajo en Playa del Carmen y Chetumal.

 

HERLINDO VÁZQUEZ

 

CHETUMAL, Q. ROO.- Maestros que fueron cesados por negarse a la evaluación magisterial que dictó la desaparecida reforma educativa fueron reinstalados en escuelas de Playa del Carmen y Chetumal.

 

Los mentores integran el segundo grupo de integrantes de la llamada Corriente Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que recuperan su fuente de empleo después de tres años, en que manifestaron su oposición a la evaluación magisterial que impulsó el ex presidente Enrique Peña.

 

Los profesores a los que se devolvió sus plazas fueron Arely Burgos Pech y Angélica Chi Rivas, de la escuela ´Tenochtitlán´, de Playa del Carmen, y Teydi Elena Sanmiguel Pech y Daniel Castro Castañeda, de las primarias ´Luis Donaldo Colosio Murrieta´ y ´Fidel Velázquez´, de Chetumal, respectivamente.

 

La tarde de ayer se formalizó el acuerdo presidencial ante el Tribunal de Conciliación y Arbitraje, para que sean reinstalados en sus escuelas.

 

Los mentores recibirán el pago de salarios caídos, los bonos y prestaciones a los que tienen derecho y que se acumularon durante tres años y medio que duró el litigio.

 

Aurora Moguel, representante de la Sección 25 de la CNTE, consideró un logro el cumplimiento del acuerdo político que anunció el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

 

Fueron cinco los maestros que en un primer momento recuperaron sus plazas, en mayo pasado. Se espera que haya otros en el transcurso de las próximas semanas.

 

La CNTE fue la única central sindical que se opuso abiertamente a la llamada Reforma Educativa, y cuyo acuerdo benefició también a miles de profesores.

 

Para la líder de la Sección 25, la secretaria de Educación de Quintana Roo, Ana Isabel Vázquez Jiménez, tendrá que dar cumplimiento a la disposición presidencial para reinstalar a los maestros en los sus centros de trabajo, asignarles la misma clave laboral y cubrir el pago económico por salarios caídos y prestaciones por tres años y medio.

 

Quizá te interese: Prevalece desinterés en entrega-recepción