Arremete Abreu vs SAT y Profeco

356
  • Arturo Abreu Marín, coordinador de delegaciones federales en Quintana Roo.

 

 HERLINDO VÁZQUEZ

CHETUMAL, Q. ROO.- El superdelegado federal en Quintana Roo, Arturo Abreu Marín, cargó contra las representaciones locales del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), a las que señaló de corruptas.

El funcionario federal aseguró que las dependencias, cuyas oficinas en la capital del estado fueron cerradas en fecha reciente, se utilizaban para presionar y extorsionar a empresarios, comerciantes y hasta a ciudadanos de cierto poder adquisitivo.

Por ello, de ahora en adelante las quejas que antes se ingresaban en esas oficinas serán recibidas en los portales de los organismos, pero también existe la posibilidad de hacerlas en la Secretaría del Bienestar, que las canalizará a las autoridades correspondientes.

El cierre de las oficinas de la Profeco y el SAT en el sur de Quintana Roo tuvo con fin acabar con la corrupción que imperaba en ellas, apuntó.

“Esas dependencias se utilizaban de parte del gobierno federal, algunos representantes locales e inspectores, para presionar y obtener beneficios personales, y para ello inventaban supuestas violaciones a las leyes del consumidor y la reglamentación recaudatorio o fiscal”.

Respecto a los trabajadores, Abreu Marín señaló que no hubo despido alguno, sino que fueron reubicados a otras oficinas.

El coordinador de delegaciones federales afirmó que no habrá persecución de contribuyentes y las revisiones fiscales sólo se realizarán cuando haya indicios de omisiones o falta de cumplimiento de los mismos.

En otro contexto, indicó que su trabajo no se basa en figurar en medios de comunicación, porque su labor es más operativa, lo que ha provocado que se le acuse de no hacer nada.

“Yo sencillamente les puedo decir que no ando en campaña política. Todo el que anda en campaña política por un cargo de elección popular a futuro anda exhibiendo todo lo que está haciendo, pero nosotros andamos con la gente de abajo y no para que los reflectores nos alumbren como hace otra gente”.

Expuso que pese a las críticas, fue él quien gestionó la colocación de un cable marino desde Puerto Juárez hasta Isla Mujeres para que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) distribuya energía, pues hubo una dependencia federal que negó el permiso.También dijo que da seguimiento a los casos de Solidaridad y José María Morelos, donde la población se queja de la CFE por abusos en el cobro de energía eléctrica.