¡El salvavidas no sabe nadar!

197

 

 

Por: Elmer Ancona

@elmerando

elmerancona@hotmail.com

Por muy prudente que sea, a cualquier persona le daría pavor estar en aguas agitadas y saber que el salvavidas no sabe nadar; o una de dos, para la próxima no se mete al mar, o bien, terminará exigiendo la inmediata destitución del aparente “rescatista”.

La improvisación, lamentablemente, es una de las características que más aquejan a México; el “a’í se va”, “a’i la llevamos” no logramos quitarlo de nuestro vocabulario. Expresa lo que somos como mexicanos.Lo mismo sucede con nuestros gobiernos; cada trienio o sexenio arriban al poder funcionarios mediocres, incapaces de dar soluciones a los ciudadanos ávidos de servicios públicos de calidad.

Durante la campaña, candidatos a una presidencia municipal, a la gubernatura o la Presidencia de la República recorren las calles ofreciendo “espejitos” y “varitas mágicas” a una población que exige cambios profundos, transformaciones.

Pero una vez en el poder estos políticos “triunfadores” no saben qué hacer con lo que les cayó en las manos; no saben administrar los bienes públicos. No saben gobernar. Terminan siendo una vergüenza.

Su fracaso radica, esencialmente, en que colocan a sus principales amigos –ineptos e ignorantes– en las principales posiciones de la administración pública y a los recomendados que tampoco saben mucho del tema.

A los puestos de cultura llegan los iletrados, a los de deportes los frágiles y cansados, a los de transparencia los más opacos, y así sucesivamente. No dan una porque desconocen las tareas que la sociedad les ha encomendado.

Y es toda una tragedia porque en los últimos trienios y sexenios, a nivel nacional, ha llegado a gobernar gente poco preparada. No es extraño que por eso en 20 estados se haya disparado la cantidad de pobres (ver últimos datos del Coneval).

Los nuevos gobernantes pasan por encima de la normatividad, de los reglamentos, con el único fin de sostener en sus puestos a sus amigos, que no dominan los temas bajo su responsabilidad. Ignorancia pura. Las leyes, además, se las pasan por el arco del triunfo.

Los partidos políticos o movimientos “novatos” son los están provocando más daño social; llegan sin una pizca de ganas de aprender o trascender. La “quincena” es lo que importa.

Y México se va a pique, al precipicio, sin nadie que pueda dar la mano a los ciudadanos para rescatarlos de sus problemas. Lo que menos importa a los gobernantes son sus gobernados. Eso que ni qué.

Preocupa el caso del Gobierno Federal cuyos funcionarios de alto nivel, secretarios y subsecretarios, no dejan de sorprender por estar haciendo mal las cosas o por dejar de hacerlas.

No se les ve, no se les siente, no se les oye. Signo de una autoridad frágil. A los ciudadanos lo que menos importa son las siglas partidistas. Pueden ser partidos de centro, de derecha o de izquierda. Da igual. Lo que exigen son buenos gobiernos.

El caso de Cancún

Tal parece que esto mismo sucede con el Honorable Ayuntamiento de Benito Juárez que hasta el momento –eso se escucha en las calles– no da ni para adelante ni para atrás; no avanza, no aporta, no supera. No se le siente.

Volvamos al origen: se tiene en el equipo de trabajo a improvisados que no saben ni dónde están parados; prevalecen los funcionarios públicos sin estudios suficientes o con estudios no adecuados para tener una Secretaría o una Dirección General.

Recientemente Luces del Siglo publicó que al menos un secretario municipal, once directores generales y dos titulares de unidades jurídicas del gobierno de Mara Lezama violan con sus nombramientos el Reglamento Orgánico de la Administración Pública Centralizada del Municipio.

Los servidores públicos no cumplen con los requisitos básicos, no tienen estudios profesionales para las tareas que desempeñan; tampoco cuentan con los conocimientos, capacidad y práctica de por lo menos cinco años acreditables para ocupar sus puestos.

En pocas palabras, esta administración está llena de “salvavidas” que no saben nadar, y por lo tanto, no pueden ayudar a quien lo requiere. Un gobierno de improvisados no arroja nada bueno a la sociedad.

¿Qué debe hacer la alcaldesa ante esto? En primer lugar, no justificar el grave error en el que ha caído. Decir que sus funcionarios son buenas personas, con solvencia moral, no ayuda en mucho.

Qué bueno que sus colaboradores tengan principios y valores. Es lo primero que deben tener para servir. Pero no basta. Es indispensable que gocen de la preparación adecuada para entregarse a sus responsabilidades gubernamentales.

Si con el nombramiento de esos funcionarios se está violentando la normatividad, pues entonces que cambien de manera urgente el Reglamento para adecuarlo a los perfiles de sus cuates.

De no hacerlo, su gobierno estaría transgrediendo la ley. No se vale que una alcaldesa diga que, por sus pistolas, por encima de las normas, seguirá sosteniendo en sus cargos a los colaboradores no aptos para administrar. Mara Lezama debe recordar que este no es “su gobierno”, sino el gobierno de todos los cancunenses.

El cargo lo tiene prestado por tres años, por lo tanto, debe hacer bien las cosas. De no ser así, con toda seguridad la sociedad se lo va a cobrar.

Casos y cosas para reflexionar

  • ¡Hasta que se animaron! Ha sido una grata noticia escuchar que las empresas concesionarias de transporte público en Cancún presentaron un nuevo modelo de servicio (SEA) que iniciará operaciones en la Zona Hotelera.

Invirtieron casi 200 millones de pesos en 67 unidades de transporte que andarán por dos corredores con tres tipos de ruta, los cuales sustituirán de manera paulatina a los actuales camiones.

Todos los camiones serán de la marca Mercedes-Benz y contarán con tres cámaras de seguridad para monitoreo, sistema de rastreo vía GPS, botón de pánico y WiFi gratuito. Ahora sí, ¡bienvenidos al primer mundo! 

  • A través del Foro de Consulta ProIgualdad se está captando la inquietud de las mujeres para alcanzar políticas públicas que arrojen resultados en materia de equidad e igualdad de género. Ya hacía falta.

Bien por los organizadores, bien por el Gobierno Federal que recorre todas las entidades del país tomando nota de todo lo que dicen, piensan y necesitan nuestras queridas mujeres

En México no puede prevalecer el daño contra ellas. Hay que frenar este fenómeno y espiral de violencia inentendible. El punto de partida es el respeto al género. Enhorabuena.

Quizá te interese: El plan económico de AMLO para hacer crecer a México