Regresan ‘focos rojos’ por desapariciones

283
  • Los sitios web de fiscalías generales son opacos y confusos, advierten

 

CANCÚN, QROO.- El caso de Brayan Aguilar Juanillo y Sara García Chávez vuelve a poner los focos en rojo intenso en el municipio de Benito Juárez. Llegaron a Cancún para trabajar en una construcción, sin embargo, hoy se encuentran desaparecidos y son buscados con desesperación por sus familiares.

El de estos jóvenes es tan solo uno de muchos casos de personas que arriban a Quintana Roo en busca de oportunidades laborales con el anhelo de mejorar económicamente; no obstante, lo que nunca saben es si comenzaron un viaje sin retorno.

De acuerdo con  el Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad, en su informe de 2017, son disímiles, opacos y confusos los registros públicos de personas desaparecidas que pueden consultarse en los sitios web de las instituciones estatales de procuración de justicia.

Estos sitios, por lo general, son de difícil acceso, no suelen hacer referencia al término de personas “desaparecidas”, sino que emplea “extraviadas” o “no localizadas” y los datos personales de quien se encuentra desaparecido están incorrectos o no cuadran con la foto que se publica.

Las condiciones en las que se encuentran estas herramientas tecnológicas supone para las familias en angustia la dificultad de la búsqueda de personas desaparecidas y representa un obstáculo para la localización.

Cuando se hizo la revisión de los sitios web de las procuradurías y fiscalías generales, se encontró que en once entidades federativas no es posible encontrar registros de personas desaparecidas.

Quintana Roo, Baja California, Campeche, Chihuahua, Hidalgo, Jalisco, Puebla, Nayarit, Tamaulipas, Tlaxcala y Yucatán se mencionan en el reporte de este organismo de la sociedad civil.

Información periodística señala que hasta finales de 2018, la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo tenía registrado un total de 238 personas reportadas como desaparecidas o no localizables.

De 2016 a 2018, 4 mil 290 casos fueron resueltos de manera exitosa, con personas encontradas con vida, de los 4 mil 564 reportes que consignaron como de “desaparecidos”. Sólo 36 fueron encontrados sin vida.

Benito Juárez es el municipio con mayor número de desapariciones registradas en ese periodo, con mil 84 casos de personas de 0 a 15 años. Son más mujeres (720) que hombres (564) los que han desaparecido. Mil 058 fueron localizados con vida.

Cabe destacar que en 2016, la FGE comenzó a operar con la Unidad de Atención de Personas Desaparecidas en los municipios de Isla Mujeres, Tulum, Cozumel, Solidaridad y Benito Juárez.

A nivel federal, el subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, anuncio en febrero de 2018 la reinstalación del Sistema Nacional de Búsqueda.

En su momento, detalló que Quintana Roo y otras 19 entidades del país incumplían con sus Comisiones Locales de Búsqueda, pese a que “Ley general en materia de desaparición forzada de personas, desaparición cometida por particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas” lo marca en su artículo 2, fracción IV.

 

No definen categorías

 

El Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad advierte que la mayoría de las plataformas digitales de las instituciones de procuración de justicia cuentan con un vínculo directo a Alerta Amber, ya sea a la nacional o estatal.

Sólo en el registro público de la Procuraduría General de Justicia de Chiapas se encontró una adaptación de la herramienta “¿Has visto a?”, que distingue y define las categorías de personas ausentes, desaparecidas, extraviadas y no localizadas.

“Se limita el acceso a la justicia y verdad en torno a desapariciones de personas mayores de 18 años, es decir, de un porcentaje significativo de quienes suelen ser víctimas de delitos y del ejercicio de violencia”.

En término generales, las fiscalías generales o procuradurías no precisan si existe una averiguación previa o carpeta de investigación iniciada por cada persona reportada en su base de datos.

En la mayoría de los registros púbicos no se especifica la identificación de la unidad de cuenta en términos de averiguaciones previas, carpetas de investigación u actas circunstanciadas.