¿Merecen recibir tantísimo dinero los Partidos Políticos?

177

 

  • Para 2020, los partidos políticos recibirán 5 mil 239 millones de pesos, lo que sería 274 millones más que este año.

 

 

Por: Yvette Hesse

Facebook: yvette.hesse        Twitter: @YvetteHesse

Dicen que el que parte y reparte se lleva la mejor parte. En algún momento de la historia reciente de México, los dirigentes de los partidos políticos se dieron cuenta que, a través de una compleja operación matemática que pocos entenderían, sus recursos se elevarían exponencialmente, todo legal, todo con sustento, sin que los ciudadanos comunes mortales pudiésemos hacer algo al respecto más que observar cómo su millonario presupuesto anual crecía y crecía. ¿Cómo lo hicieron?

 

HAY QUE MODIFICAR LA CARTA MAGNA

Sencillito: modificaron la Constitución, claro, con el contubernio de sus mismos legisladores federales, que visualizaron el jugoso negocio. El cálculo de los recursos que el Instituto Nacional Electoral (INE) entrega a los partidos no sale del sombrero de un conejo, se basa en la Ley Electoral y en la Carta Magna, que señala en su artículo 41: “El financiamiento público para el sostenimiento de sus actividades ordinarias permanentes se fijará anualmente, multiplicando el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral por el 65% del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (antes Salario Mínimo)”.

 

HAY QUE MODIFICAR LA LEY DE PARTIDOS POLÍTICOS

Igualmente, la Ley General de Partidos Políticos aprobada en 2014 por todos los partidos (obvio que ninguno dijo no) establece que para calcular el gasto ordinario de dichas fuerzas políticas se debe multiplicar el 65% de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) —que desde enero de 2016 sustituyó al salario mínimo— por el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral. Es decir, lo que se asigna a los partidos parte de una fórmula aprobada por… los propios representantes de esos mismos organismos políticos. O sea, juez y parte… el que propone y solito se aprueba…

 

MONTOS OFENSIVOS EN UN PAÍS DE 90 MILLONES DE POBRES

Ahora bien, esa bola de nieve imparable por supuesto que no la quieren detener, ilusos nosotros si creyéramos que solitos renunciarán a tantos millones para actividades partidistas, lo cual es inmoral en un país donde oficialmente se sabía de 55 millones de pobres, pero que recién se descubrió que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) ocultó la cifra y en realidad son 90.

 

¿Qué debería proceder? Ahora que se supone son otros los tiempos y que se trata de un cambio de régimen, todas las fracciones parlamentarias están obligadas a modificar esa aberración constitucional, sin andar chilleteando con la falsedad de que es un atentado a la democracia. Más bien, recibir montos ofensivos sí es una afrenta a ciudadanos trabajadores que con sus impuestos mantienen semejantes privilegios, vea si no:

 

AÚN SE PUEDE MODIFICAR EL ANTEPROYECTO

La Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó el anteproyecto en el que se establece que los partidos reciban en 2020 un presupuesto de 5 mil 239 millones mil 651 pesos, lo que sería 274 millones de pesos más que este año.

 

Claro, el INE no es el que determina la cantidad de recursos que reciben los partidos políticos, recordemos que únicamente aplica la fórmula establecida en la Constitución para calcular el monto y su distribución. Aún está pendiente que el presupuesto para 2020 sea aprobado por el Consejo General del INE. Además, la cifra considera la existencia de siete partidos políticos y se modificaría si nuevas fuerzas logran su registro.

 

Y bueno, eso es lo que reciben a nivel federal, faltan los también millonarios recursos estatales que de acuerdo a la consultora Integralia, fueron unos doce mil millones de pesos en seis años, o sea, el dinero que les entregaron los estados también aumentó en un 41 por ciento.

 

DEBE APROBARSE INICIATIVA PARA REDUCIR AL 50%

Desde marzo pasado, los diputados federales Tatiana Clouthier y Mario Delgado de Morena, mencionaron que promoverían la iniciativa para reducir el financiamiento público a los partidos políticos hasta en 50 por ciento; sin embargo, dicho propósito no ha avanzado en el Congreso de la Unión; obvio, se topó con pared.

 

¿Qué procede? Me parece que todos nosotros ciudadanos que pagamos impuestos, deberíamos exigir que dicha iniciativa sea aprobada ya… no podemos seguir sólo observando pasmados las cantidades millonarias que dolosamente reciben los partidos políticos… el mensaje del 1 de julio del 2018 fue claro: ¡no más abusos!

 

*Yvette Hesse es directora de Grupo Editorial Kankun y Gente Q. Roo, revista de negocios y política.

 

Quizá te interese: El español de Castro no tiene nada de malo